tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Por qué necesitan los europeos la energía nuclear

Es limpia, segura, independiente y competitiva y, por eso, es la mejor arma para ganar la batalla contra el cambio climático

Central nuclear en Cattenom, junto al río Mosela, Francia.
Central nuclear en Cattenom, junto al río Mosela, Francia.Bloomberg News

La apuesta es crucial: ¿realmente tenemos la ambición de luchar contra el cambio climático y conquistar nuestra independencia energética? ¿Queremos recurrir a nuestras mejores armas para descarbonizar nuestra economía?

El calentamiento climático es una batalla de hoy, no de mañana. En su último informe, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha sido muy claro en sus previsiones: el objetivo de limitar nuestro calentamiento a 1,5° o 2° C en el presente siglo no podrá alcanzarse si no disminuimos drásticamente nuestras emisiones de efecto invernadero dentro de los próximos ocho años.

El alza de los precios de la energía demuestra también lo importante que es reducir nuestra dependencia energética de países extranjeros. Las tensiones en el suministro de energía se harán cada vez más frecuentes. No tenemos otra opción que la de diversificar nuestras fuentes de aprovisionamiento, debiendo tener cuidado en no aumentar nuestras importaciones de energía extraeuropeas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La descarbonización de nuestra economía requiere de transformaciones inmediatas y profundas en nuestra producción y en nuestros modos de consumo, de manera que los hagan menos emisores de CO2. Esto implica electrificar masivamente nuestro consumo y desarrollar industrias energéticas bajas en carbono, como la del hidrógeno, lo que, a su vez, también requiere producir más energía eléctrica.

La energía nuclear debe formar parte de la producción. Las energías renovables desempeñan un papel esencial en la transición energética, pero necesitamos otras fuentes de energía descarbonizadas para responder a nuestras necesidades de manera constante y suficiente. La energía nuclear es esencial. Representa ya casi la mitad de la producción europea de electricidad descarbonizada.

La energía nuclear constituye un recurso energético asequible, estable e independiente. En primer lugar porque protege a los consumidores europeos frente a la volatilidad de los precios, contrariamente a lo que actualmente ocurre con el gas. Además, porque contribuye de manera decisiva a la independencia de nuestras fuentes de producción de energía y de electricidad. Es una energía descarbonizada disponible, que puede producir una gran cantidad de electricidad competitiva, sin incrementar nuestra dependencia de aprovisionamiento de terceros países.

La energía nuclear es segura e innovadora. Desde hace más de sesenta años, la industria nuclear europea ha dado pruebas de su seguridad y de su fiabilidad. Es uno de los sectores más reglamentados del mundo, con 126 reactores en servicio en 14 países europeos. Los constantes intercambios entre las agencias dan a esta industria la capacidad de garantizar los más altos estándares de seguridad del mundo. Esto es especialmente cierto para los métodos de gestión de residuos.

La industria nuclear europea es una industria líder en el mundo, equipada con tecnologías innovadoras de carácter único. Su desarrollo podría generar en Europa cerca de un millón de empleos muy cualificados. A medida que se desarrolla la cooperación entre los Estados miembros pronto seremos capaces de construir nuevos reactores modernos, tales como el proyecto de pequeños reactores modulares (SMR).

Esas son las razones por las que la nuclear debe ser tratada del mismo modo que todas las otras fuentes de producción de energía descarbonizada. Los tratados europeos permiten a cada Estado miembro definir su propia combinación energética. Es esencial que nuestros derechos en la materia sean respetados y que todas las tecnologías de producción de energía de baja emisión de CO2 sean consideradas de manera equitativa.

Es, por lo tanto, absolutamente indispensable que la energía nuclear sea incluida en el marco de la taxonomía europea antes del final de este año. Todos los análisis científicos solicitados por la Comisión Europea acerca del impacto ambiental de la energía nuclear llevan a la misma conclusión: no existe ninguna prueba científica de que la energía nuclear contribuya más al calentamiento climático que las otras energías incluidas en la taxonomía.

Necesitamos a la energía nuclear para ganar la batalla del clima. Es nuestra mejor arma para llevar a cabo ese combate. Es una fuente de energía, limpia, segura, independiente y competitiva. A los europeos nos ofrece la oportunidad de seguir desarrollando una industria de fuerte valor añadido, de crear miles de empleos cualificados, de reforzar nuestro liderazgo medioambiental y de asegurar la autonomía estratégica y energética de Europa. No dejemos pasar una oportunidad tan crucial.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS