LA BRÚJULA EUROPEA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Repeler la táctica del salami

Conviene fijarse más en cómo, loncha a loncha, pequeñas concesiones o divisiones acarrean perder el alma o la competición

La canciller de Alemania, Angela Merkel, y el rey Felipe VI, antes de la entrega del premio Carlos V.
La canciller de Alemania, Angela Merkel, y el rey Felipe VI, antes de la entrega del premio Carlos V.SUSANA VERA (REUTERS)

La táctica del salami es una llamativa definición para acciones políticas dirigidas a debilitar o aniquilar un oponente y conquistar espacios. En ella puede verse tanto una reformulación de la máxima latina divide et impera —loncha a loncha— como aproximaciones de corte más oriental —ir avanzando poco a poco, paulatinamente, de modo que ningún incremento induzca una reacción frontal de la contraparte—. Nada de esto es nuevo, pero la era moderna eleva el potencial de riesgo de estas viejas tácticas. Los múltiples niveles de conexión entre Estados, sociedades, individuos, ofrecen nuevos canales para dividir o ganar terreno rodaja a rodaja. Por ello, conviene prestarle una renovada atención.

Aunque se refiera al dominio de la política, la cuestión por supuesto tiene abundante reflejo en la vida cotidiana de las personas: un sujeto que abusivamente busca comprimir poco a poco la libertad individual de su pareja; un trabajador que intenta debilitar a un compañero que percibe como rival; maniobras para sembrar cizaña en grupos competidores. Incluso puede detectarse en relaciones con entes inanimados, como el móvil, que poco a poco gana terreno en las vidas de aquellos que no se entregaron del todo de entrada. Primero nunca en una cena y siempre apagado de noche; luego una ojeada furtiva y encendido pero lejos; un día, de repente, desembarca en la mesilla de noche, e inexorablemente penetra hasta en la cama, templo mejor dedicado al sueño y los sueños, al amor, a la lectura de libros, a la conversación más íntima, a la reflexión más profunda. No tenemos bien claros los valores primarios y cuánto daño le hacen ciertas concesiones. No reaccionamos. Cuando lo hacemos, es tarde.

En política internacional, la cuestión es candente, la casuística, creciente. Desafortunadamente, la Unión Europea parece equipada peor que otros para afrontar este género de reto. Aunque haya avanzado en su integración, es obviamente una clase de fiambre ensamblado más tierno de cortar que piezas únicas como Estados Unidos y China. A la vez, le resulta mucho más difícil determinar en qué punto de un corte que avanza es perentorio reaccionar —y cómo hacerlo—. Sus adversarios lo saben perfectamente.

Quizá eso también estaba en la cabeza de la canciller alemana, Angela Merkel, cuando con ocasión de la concesión del Premio Carlos V este jueves dijo: “Solo una Europa unida hacia dentro es una Europa fuerte hacia fuera”. En algunas ocasiones ella ha sido fuerza unificadora (fondos de reconstrucción pospandemia, la apertura de las fronteras a los refugiados sirios que se acumulaban en otros países europeos huyendo de la guerra); en otras, protagonista de división (pacto gasístico con Rusia o acuerdo de inversiones con China). Obviamente Alemania es la rodaja más apetecible de separar, pero hay casos en todo el mapa. Puede recordarse, por ejemplo, cómo Pekín intentó anclar su gran proyecto de infraestructuras en una Italia necesitada de inversiones y, en ese momento, gobernada por un poco ortodoxo Gobierno de coalición Cinco Estrellas y Liga. La lista de ejemplos podría alargarse bastante.

Es natural que así sea ya que los intereses nacionales siguen marcando muchos instintos. Pero no es inevitable que así sea. El caso de la negociación del Brexit, de nuevo candente en estos días, es un ejemplo de capacidad de superación de intereses nacionales —que no estaban perfectamente alineados en origen— y conformación de un frente común inquebrantable ante alguien que deseaba separar para lograr sus objetivos.

Urge concentrar las mentes, recalibrar valores y objetivos irrenunciables en un mundo en tumultuoso cambio, tener claro dónde está la concesión que te hace perder el alma o la competición. Sentir cuánto daño puede acarrear a veces —en pro de un miope beneficio de corto plazo— dejarse dividir o tolerar sin reacción intrusiones que han llegado hasta la mesilla de noche.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Andrea Rizzi

Corresponsal de asuntos globales de EL PAÍS y autor de una columna dedicada a cuestiones europeas que se publica los sábados. Anteriormente fue redactor jefe de Internacional y subdirector de Opinión del diario. Es licenciado en Derecho (La Sapienza, Roma) máster en Periodismo (UAM/EL PAÍS, Madrid) y en Derecho de la UE (IEE/ULB, Bruselas).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS