Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El Protocolo de Irlanda del Norte: ¿Avanzando hacia una solución?

Continúa la lucha entre la UE y el gobierno del Reino Unido en torno a la aplicación de este pacto. Es hora de dejar de lado las posturas de ambas partes y afrontar la realidad

Una mujer pasa ante una pintada en contra de los controles aduaneros en el mar de Irlanda, el 3 de febrero de 2021 en Carrickfergus, Irlanda del Norte.
Una mujer pasa ante una pintada en contra de los controles aduaneros en el mar de Irlanda, el 3 de febrero de 2021 en Carrickfergus, Irlanda del Norte.Peter Morrison (AP)

Existen dos realidades que deberíamos afrontar. La primera es que el Acuerdo de Viernes Santo (Good Friday Agreement - GFA) era una cuestión de identidad. La segunda es que no hay una manera limpia y perfecta de resolver los problemas. Si la hubiera, ya se habría encontrado durante estos años de negociaciones laboriosas. Algo se debe ceder si se quiere preservar algún tipo de paz y estabilidad en Irlanda del Norte.

No hace falta repetir que en Irlanda del Norte hay dos comunidades: una unionista y otra republicana. El GFA permitió que cada comunidad sintiera que su propia identidad estaba siendo preservada. El comercio sin fisuras (y la circulación de personas) tanto con Gran Bretaña como con la República de Irlanda se combinó con el reparto de poder para que cada comunidad sintiera que su identidad había sido preservada. La comunidad republicana podía sentirse irlandesa, la comunidad unionista podía sentirse británica. El consentimiento de ambas comunidades para cualquier cambio era una parte esencial del GFA.

El Brexit ha destrozado ese acuerdo. Entonces, ¿por qué tanto el Reino Unido como la UE firmaron el protocolo de Irlanda del Norte cuando era obvio que, tal y como está escrito, vulnera la identidad de la comunidad unionista y nunca podría contar con el apoyo bipartidista?

Una explicación es que el gobierno del Reino Unido firmó el protocolo con cinismo. Sabía perfectamente que nunca se mantendría y que tendría que ser revisado o abandonado por completo. Pero, dada su personalidad, Boris Johnson podría haber considerado que eso era un problema para otro día.

¿Y la UE? O bien los negociadores de la UE no entendieron la política y la cultura de Irlanda del Norte. O también sabían que nunca se mantendría y, con el mismo cinismo, creían que podría utilizarse más adelante para devolver a todo el Reino Unido a la órbita reguladora de la UE y a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo, una creencia en la que podrían haberse visto alentados por la postura negociadora de Theresa May.

Pero ahora sabemos que ese alineamiento dinámico no se va a producir. Y no es necesario volver a discutir sobre si el Brexit fue una buena o una pésima idea. Lo hecho, hecho está. Lo digo como votante contra el Brexit.

La realidad es que la paz en Irlanda del Norte solo puede preservarse si ambas comunidades vuelven a sentir que se respeta y preserva su identidad. Esto no puede suceder si hay fronteras reglamentarias, ya sea con la República o con el resto del Reino Unido. O si la UE tiene jurisdicción sobre la provincia sin consentimiento democrático.

Tampoco importa si las fronteras están digitalizadas, sin fisuras y, a todos los efectos, son prácticamente invisibles. En términos de identidad, esas fronteras seguirán ocupando un lugar importante en los corazones y las almas de las comunidades de Irlanda del Norte.

El gobierno del Reino Unido se equivocó —y puede que lo supiera— cuando firmó el acuerdo original al pretender que una tecnología brillante y actualmente inexistente podría dar una respuesta. La tecnología nunca puede resolver los problemas políticos. Al igual que la comunidad empresarial de Irlanda del Norte se equivoca hoy al afirmar que se trata de cuestiones puramente técnicas y que la política debe mantenerse al margen. Una posición extraña.

Ninguno de nosotros, incluido el presidente Biden, debería tener ninguna duda. El protocolo de Irlanda del Norte, tal y como está actualmente, viola el GFA. Cualquiera que afirme lo contrario, y hay muchos que lo hacen, está mal informado o son poco sinceros, si no directamente deshonestos.

Entonces, ¿a dónde vamos a partir de aquí?

El gobierno británico estaría en su derecho de invocar el artículo 16 y suspender el protocolo. Así como la señora Von der Leyen se mostró dispuesta a invocar el artículo 16 y suspender unilateralmente el protocolo sobre las vacunas covid-19. Pero esto no sería una solución. Simplemente eliminaría el antiguo protocolo de la mesa y establecería una nueva línea de base para lo que finalmente tiene que ocurrir: un acuerdo político que sea aceptable para todas las partes.

En cuanto al comercio de mercancías, el enfoque de compromiso es, como siempre, imperfecto. Suprimir las barreras a las mercancías que fluyen de Gran Bretaña a Irlanda del Norte solo si se destinan al consumo dentro de Irlanda del Norte, pero no a la reexportación a través de la frontera irlandesa.

La UE parece que se está moviendo hacia este tipo de acuerdo. Es cierto que las fugas son probables. La magnitud de estas fugas es desconocida, pero una hipótesis de partida razonable es que no sean lo suficientemente grandes como para socavar toda la integridad del mercado único. Al fin y al cabo, las fugas de mercancías no conformes en el mercado único de la UE procedentes de otras partes del mundo ya se producen a través de muchos de los principales puertos europeos, donde, a pesar de la delgada capa de protección consagrada por la ley, es sencillamente impracticable comprobar y volver a comprobar todos los artículos que llegan de todo el mundo.

Si lo fuera, no habría, por ejemplo, grandes cantidades de cocaína que fluyen hacia la UE desde los países productores. Sin embargo, a pesar de estas fugas (probablemente bastante importantes), el mercado único no se ha desmoronado por ello. La idea de que algunas fugas a través de la frontera irlandesa harían precisamente eso es irrisoria.

La solución de compromiso es una chapuza política que es burocráticamente y técnicamente imperfecta. Pero es la única manera de avanzar. Y la UE es experta y está bien acostumbrada a hacer chapuzas políticas técnicamente imperfectas en la gestión de sus propios asuntos (basta con ver la estructura de la moneda única). La cuestión no es, por tanto, técnica, sino de voluntad política.

El otro punto de fricción gira en torno a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo. La realidad es que la idea original de que Irlanda del Norte pueda seguir formando parte del mercado único no ha funcionado. Si se quiere preservar las identidades, hay que pensar de forma diferente. Desde el punto de vista político, habrá que considerar que la provincia tiene un estatus especial al estar dentro y fuera del mercado único al mismo tiempo. Otro truco político esencial que no gustará a los burócratas.

En una situación así, tener al TJCE como único árbitro de las disputas simplemente no funciona. El gobierno del Reino Unido ha sugerido un organismo de arbitraje independiente, como es normal en todos los acuerdos de este tipo. Tal vez alguien pueda aportar una idea mejor, pero aún no hemos visto ninguna.

Las opciones disponibles son claras. Acordar ahora un compromiso político imperfecto y seguir adelante. Esperar hasta 2024, cuando el protocolo será seguramente rechazado por la comunidad unionista cuando se someta al consentimiento político de Irlanda del Norte. O invocar el artículo 16 y empezar de cero.

Joe Zammit-Lucia, fundador de la red RADIX de think tanks sobre políticas públicas (www.radixthinktank.org) y colaborador de Agenda Pública

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS