COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Superman

DC Comics anunció el lanzamiento de una historieta en la que un superhéroe de 17 años lucha contra el cambio climático, participa en protestas contra la deportación de refugiados y es bisexual

Jon Kent, hijo de Clark Kent y Lois Lane, besa a su novio, Jay Nakamura, en el nuevo cómic.
Jon Kent, hijo de Clark Kent y Lois Lane, besa a su novio, Jay Nakamura, en el nuevo cómic.DC Comics

Supongo que podría definirme como, básicamente, alguien que lee. Me pregunto cómo hubiera sido crecer en el mundo que plantea Fahrenheit 451, la novela de Bradbury, en el que los libros están prohibidos, los lectores deben ocultarse, formar sectas, vivir en peligro. Quizás no hubiera sido muy distinto —aunque menos grave en términos de daño— al mundo en el que efectivamente han crecido generaciones de seres gais, trans, no binarios. ¿Cómo será cuando los juguetes que te regala la abuela nunca tienen que ver con vos? ¿Cuando todos los cuentos, las películas, la historia que te enseñan en el colegio hablan de gente que no se te parece en nada? ¿Cuánta será la soledad, cuánto el desconcierto? El símil con la experiencia de la lectura puede parecer pueril —me parece pueril—, pero es la experiencia más cercana que tengo al desamparo, la intemperie: sólo empecé a sentir que encajaba, que estaba menos loca, menos sola, cuando conocí a otros que leían como yo. Hace poco, DC Comics anunció el lanzamiento de una historieta protagonizada por Jon Kent, hijo de Superman, en la que ese superhéroe de 17 años lucha contra el cambio climático, participa de protestas contra la deportación de refugiados y es bisexual. Parece un exceso de corrección política —una ensalada de causas nobles—, y hasta puede resultar mala. Pero que un lugar central —la gigantesca y gringa DC Comics— construya un superhéroe reflejando un asunto que, a partir de peleas que dieron personas bastante menos centrales, ocupa gran espacio en la conversación pública es, creo, su costado saludable: el núcleo recibe el impacto de la periferia; el paradigma hecho pedazos de la sexualidad binaria clava sus esquirlas, aunque sea por estrategia de marketing, en el centro. ¿Cómo era esa pintada de París del 68? “No es una revolución, majestad. Es una mutación”. Eso, majestad. Aunque todavía no se den cuenta.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS