COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Goebbels

Que nadie comente la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la caja b del PP, que nadie pida perdón, que nadie reconozca siquiera la verdad de los hechos no deja en mal lugar a los dirigentes del partido, sino a un país entero

El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su salida de la sede de la Audiencia Nacional, después de comparecer el pasado 16 julio.
El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su salida de la sede de la Audiencia Nacional, después de comparecer el pasado 16 julio.Óscar Cañas (Europa Press)

Lo dijo Esperanza Aguirre: una mentira mil veces repetida acaba pareciendo una verdad. Lo había dicho antes Joseph Goebbels, por supuesto, y después lo repitieron los creadores de las verdades alternativas, pero hoy me interesa Esperanza, porque jamás creí que llegaríamos al momento que estamos viviendo. La Audiencia Nacional ha avalado definitivamente la autenticidad de los Papeles de Bárcenas, dando por probado que la reforma de Génova 13 se pagó con dinero de la caja b. Hace solo unas semanas, José María Aznar y Mariano Rajoy, creador y heredero de la contabilidad paralela del PP, fueron aclamados cual sendas pitonisas de Delfos mientras pronosticaban que Casado dormiría pronto en La Moncloa. En cualquier otro país, la sentencia de la Audiencia habría provocado un terremoto como los que sacuden la isla de La Palma, para llevarse varias carreras prometedoras por delante. Aquí, Cuca Gamarra sigue dando la matraca con los presupuestos de Bildu, como si no hubiera noticias frescas. Ya dijimos que no íbamos a volver a hablar del tema, insiste, sin mover un músculo de la cara. ¿De verdad? Jamás pensé que lo conseguirían y me duele mucho la perspectiva de empezar a dudar. Desde luego no se puede despreciar el dinero que ha movido durante años una estructura delictiva de este calibre, pero me parece más grave el absceso de pus que implica la actitud de uno de los dos grandes partidos de España ante su condena. Que nadie comente la sentencia, que nadie pida perdón, que nadie reconozca siquiera la verdad de los hechos, no deja en mal lugar a Aznar, ni a Rajoy, ni a Casado, sino a un país entero. A partir de ahora, una de las grandes prioridades nacionales tendría que ser evitar por todos los medios el silencio del PP. Por el bien de España, que dicen que les importa tanto. Por su propio futuro, y por el de todos los españoles.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS