Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ni para contestar tonterías

El amor también es eso: sacrificar un poco de ti para que el otro no sacrifique más de lo que debe

Hannah Arendt, en un retrato tomado en 1949.
Hannah Arendt, en un retrato tomado en 1949.FRED STEIN (Getty Images)

Al poco de llegar Hitler al poder, la Gestapo interrogó a la madre de Hannah Arendt para preguntarle sobre las actividades de su hija. La mujer, llamada Martha Beerwald, respondió la más bella frase que puede responder una madre cuando a su niña la asedian monstruos: “No, no sé lo que está haciendo, pero lo que pueda haber hecho es correcto, y yo también lo habría hecho”. Es una afirmación extraordinaria, no tanto por el coraje que al fin y al cabo se le presupone a una madre sino por la asunción de aquello que sea lo que estuviese haciendo su hija. De tal modo que si un nazi te pregunta si estás enterada de la actividad de asesina en serie de tu hija, lo que hay que hacer es preguntar primero a quién está matando.

Esa frase de la madre de Hannah Arendt la rescata Wolfram Eilenberger en El fuego de la libertad (Debate), ensayo que da cuenta de la vida de cuatro intelectuales (Simone de Beavouir, Simone Weil, Ayn Rand y Hannah Arendt) en una década de oscuridad. Beerwald, por lo demás, hizo con su hija un ejercicio de fe. En cierto modo me recordó a la fantástica respuesta que Fernando Savater le dio a Jonás Trueba en Letras Libres, cuando contó que, durante el franquismo, lo llevaron a un sótano de la universidad para interrogarle. Conocedor de las redadas y persecución de comunistas que había entre sus compañeros, el filósofo reaccionó así cuando los policías le dijeron que a él lo habían denunciado los comunistas y le recordaron que él no lo era: “Para ustedes, sí”. A veces pasan estas cosas, que toca ser comunista aunque no te vaya nada en la feria. Lo que no toca nunca es ser nazi.

A propósito de esos dos asuntos —familia y amistad— me ha dado por pensar por cuánta gente diría yo: “No sé lo que está haciendo, pero haría lo mismo”. Creo que me salen más a los que denunciaría sin dudarlo. “No sé lo que está haciendo, pero le doy la dirección en la que se esconde porque vete tú a saber”. En cualquier caso hay una belleza irresistible en ponerse en las manos de alguien. Mi buena relación con Dios se debe a que estoy seguro de que, si existiese, sólo creería en mí; a menudo si a una ficción le sumamos otra, aún más disparatada, hacemos la realidad más digerible. Se trata de una fe en dirección única que envidio porque yo sólo he podido tenérsela a unos pocos amigos y familiares con un coste personal que, matizo, siempre ha merecido la pena. El amor también es eso: sacrificar un poco de ti para que el otro no sacrifique más de lo que debe. La vida o libertad, en el caso de Arendt o los comunistas con los que se solidarizó Savater. También se puede optar por la solución Víctor Díaz-Cardiel, torturado y condenado a 13 años de cárcel por pertenecer al Partido Comunista. Lo cuentan Pablo Ordaz y Antonio Jiménez Barca en Así fue la dictadura (Debate). Agarrado por dos policías y estampado contra el suelo de la cocina, con su mujer delante, Díaz-Cardiel avisó: “No voy a abrir la boca ni para contestar tonterías”.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Manuel Jabois

Es de Sanxenxo (Pontevedra) y aprendió el oficio de escribir en el periodismo local gracias a Diario de Pontevedra. Ha trabajado en El Mundo y Onda Cero. Colabora a diario en la Cadena Ser. Sus dos últimos libros son las novelas Malaherba (2019) y Miss Marte (2021). En EL PAÍS firma reportajes, crónicas, entrevistas y columnas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS