Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Estado como novela picaresca

En política, el ‘non sequitur’ es una forma de vida, y nos creemos muy listos cuando pensamos que perjudicamos al rival aunque estropeemos lo que también es nuestro

El líder del PP, Pablo Casado, se dirige al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso.
El líder del PP, Pablo Casado, se dirige al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso.Chema Moya (EFE)

Hace años, una vecina que estaba en contra del Gobierno celebraba que su hijo funcionario llevara un tiempo de baja con un esguince: “Que se joda el presidente”, me decía, feliz de que tuviera que pagarle aunque no trabajase. Su actitud recuerda a la de los partidos en la deprimente renovación del Tribunal Constitucional, donde se han vulnerado el espíritu de la ley y normas no escritas determinantes para la calidad democrática.

Diez años después del 15-M y su impulso reformista, hemos terminado con magistrados que han realizado su carrera en obscena proximidad a los partidos, en algún caso con actuaciones éticamente muy discutibles, con el Gobierno reivindicando un papel que corresponde a los parlamentarios y con declaraciones edificantes sobre tragar sapos, votar con la pinza o candidatos socialistas. Pedro Cruz Villalón ha señalado el peligro de que el Tribunal Constitucional caiga en la irrelevancia. Germán Teruel alerta del “intento de convertir a este Tribunal en una tercera cámara donde prolongar las disputas políticas, destruyendo el carácter integrador y abierto de la Constitución, como marco que recoge las normas fundamentales en las que todos debemos encontrarnos, para convertirla en un instrumento más para la confrontación partidista”.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Así, en vez de juristas de prestigio se buscan jueces próximos a los partidos políticos. Parece que el límite de la polarización es el reparto de las instituciones, pero ese acuerdo es solo un simulacro que acaba deslegitimando lo que es de todos, y presentando la justicia y el debate sobre las normas de convivencia como una mera cuestión de ideología o activismo. Se ampara en una especie de cinismo epistemológico, como aquella viñeta que decía: “Hemos visto el pronóstico del tiempo para los republicanos, a continuación las previsiones para los demócratas”. En España tenemos partidos cuyo propósito original es desprestigiar las instituciones neutrales y otros que, aunque partan de un objetivo distinto, no se comportan de manera muy diferente: no siempre es fácil distinguirlos. Así, vemos la insalubre cercanía de Pablo Casado con Enrique Arnaldo, o la reacción de Pedro Sánchez ante las sentencias del Tribunal Constitucional que dicen que los estados de alarma no se ajustaron a la Constitución: lo volvería a hacer porque salvó a mucha gente. En política, el non sequitur es una forma de vida, y nos creemos muy listos cuando pensamos que perjudicamos al rival aunque estropeemos lo que también es nuestro. @gascondaniel

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Daniel Gascón

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS