COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ultras ‘hippies’

Los líderes de la derecha populista no son seres extraordinarios y ascetas, que están por encima del pueblo, sino ordinarios y vividores, que encarnan al pueblo y se van a tomar cañas con él

Manifestación en coche, en la plaza de Cibeles en Madrid, que Vox promovió contra la gestión del Gobierno en la pandemia de coronavirus.
Manifestación en coche, en la plaza de Cibeles en Madrid, que Vox promovió contra la gestión del Gobierno en la pandemia de coronavirus.Victor Lerena

Una fría mañana de noviembre de 2019 pones la radio y oyes la terrible noticia: se acerca, desde tierras lejanas, una amenaza apocalíptica. Un virus letal o una lluvia de misiles; lo que te dé más miedo. Si, en ese momento, te preguntan qué partidos occidentales propondrán medidas más “autoritarias” (estados de alarma, confinamientos, restricciones, controles policiales), no lo dudas: la extrema derecha.

Pero ha sucedido lo contrario. Frente a la pandemia, la más opuesta a la disciplina y el orden ha sido la derecha populista, como atestiguan las protestas de estos días en Viena o Róterdam. Desde el inicio, Alternativa por Alemania (AfD), la Liga italiana o Vox no han apoyado a las autoridades y han aplaudido la desobediencia civil y el espíritu de resistencia. Como los hippies contraculturales de los setenta.

Dirás: “Bueno, simplemente son la oposición más rabiosa. Si estuvieran en el poder, tomarían medidas estrictas”. ¿Seguro? Las democracias gobernadas por populismos de derechas, como el EE UU de Trump, el Reino Unido de Johnson o el Brasil de Bolsonaro, han priorizado las (pretendidas) libertades individuales sobre el interés nacional. Como los hippies.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Según el profesor Torben Lütjen, esta paradoja se explica porque en el populismo de derechas, que solemos ver como una continuación del fascismo del siglo pasado, late una narrativa de empoderamiento extremo del individuo: no acepto ninguna autoridad y sólo creo lo que yo, en función de mi experiencia, quiera creer. En palabras de uno de los ideólogos del Brexit, Michael Gove: “No pido a la gente que me crea, sino que se crea a sí misma”.

Así, Vox tiene menos en común con el autoritario dogma de Falange que con el anarquista eslogan de la cadena televisiva Fox News: “Tú decides”. No existe una verdad objetiva. Interpreta el mundo como te dé la gana, no como pretende vendértelo un experto de Harvard o del Ministerio de Sanidad.

El fascismo tradicional pedía, exigía, la sumisión de sus seguidores a una nueva autoridad, un führer. En contraste, la nueva derecha radical promociona lo que AfD llama el mündige Bürger, o ciudadano autónomo. A diferencia del fascismo, los líderes de la derecha populista no son seres extraordinarios y ascetas, que están por encima del pueblo, sino ordinarios y vividores, que encarnan al pueblo y se van a tomar cañas con él. Como los hippies. @VictorLapuente

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS