COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Esquirlas

Mucho se habla de la detección del abuso sexual infantil, pero nada se dice de cómo abordar determinadas situaciones con adultos que fueron abusados

El músico James Rhodes, en el Teatro Pavón de Madrid.
El músico James Rhodes, en el Teatro Pavón de Madrid.Jaime Villanueva

Según la OMS uno de cada cinco menores sufre abuso sexual antes de los 17 años. Eso hace presumir que un profesional de la salud se encontrará alguna vez, a lo largo de su desempeño profesional, frente a una persona abusada. Una de las características de estas personas es que —salvo excepciones: la historietista argentina Gato Fernández que publicó un libro sobre su abuso; el pianista James Rhodes, que igual— no hablan abiertamente acerca de lo que les sucedió. La semana pasada una mujer a la que conozco fue a una consulta médica. Solicitó atenderse con una doctora y no con un doctor. La persona del seguro médico le dijo que la atendería el profesional que estuviera disponible, que si tenía problemas pagara una consulta privada. La mujer no tiene recursos para pagar una consulta privada ni puede explicar claramente los motivos por los cuales requiere ser atendida por alguien de su género. Le tocó un varón. Que fue correcto, que no hizo nada inapropiado. Excepto por el hecho de que tenía delante a esta mujer que había sido abusada en la infancia por un tío y a la que le estaba pidiendo que se quitara la ropa para auscultarla, palparle el vientre, los ganglios. La mujer toleró la revisión paralizada y al llegar a su casa hizo lo que hace para aliviarse: se cortó la cara interna de los muslos. Mucho se habla de la detección del abuso sexual infantil, pero nada se dice de cómo abordar esas situaciones (consultas médicas, vestuarios: sitios en los que hay que “poner” el cuerpo) con adultos que fueron abusados. No sé si es posible capacitar a los médicos para enfrentar una incógnita, pero me pregunto si esa inquietud —¿estoy ante una persona que fue abusada?— forma parte de su horizonte. Si saben que las instrucciones para una revisión de rutina —”quítese la ropa”— pueden hacer que las esquirlas de un pasado lejano se transformen en balas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS