Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un hombre

La filosofía no enseña a pensar autónomamente, sino que quienes piensan con autonomía suelen acabar haciendo eso que llamamos filosofar

Antonio Escohotado, en una imagen de archivo.
Antonio Escohotado, en una imagen de archivo.Domenech Castelló (EFE)

Supongo que en la vida de cualquier hombre, sea célebre o irrelevante para el público, se condensa la totalidad del destino humano. Todos transitamos de la ignorancia a unos pocos saberes, todos tenemos ocasión de llorar y reír, todos experimentamos apegos y aversiones, todos sufrimos, todos conocemos el deleite, todos llegamos precipitadamente a la sorpresa de la muerte. Algunos casos, sin embargo, parecen más conscientes de esa aventura común: eligen el destino de reflexionar sobre nuestro destino. Quizá la palabra “elegir” no sea apropiada, quizá se trate más bien de una necesidad o una obsesión. Es tradicional en la cultura grecolatina llamarles filósofos y soportar su parloteo (suelen ser inquisitivos y discurseadores) con una mezcla de ironía, soterrado menosprecio y a veces exasperada veneración. En contra de lo que dicen los ingenuos, la filosofía no enseña a pensar autónomamente, sino que quienes piensan con autonomía suelen acabar haciendo eso que llamamos filosofar. Es una conducta difícil de ajustar a los planes de estudio y al mercado laboral.

A Antonio Escohotado le conocí hace más de 50 años y ya filosofaba, cuando apenas sospechábamos qué era eso. También se dedicaba a otras cosas que yo le envidiaba más, como su éxito con las mujeres. Me enseñó que de la piel hacia adentro nadie puede mandar en nosotros, aunque tantos lo pretenden, y que hay una embriaguez sobria que Séneca recomendó porque alivia la melancolía de existir y nos dispone a tareas creativas. Rebatió a los engañabobos —¡muchos!— que predican el pensamiento crítico para confundirlo con la vulgata anticapitalista, a los liróforos de lo trans reñidos con la biología, a las mujeres enfurecidas contra quienes no lo son, a los supersticiosos del orden y del desorden. Murió en Ibiza, el domingo pasado.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS