columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

España degradada

Vivimos una erosión de las instituciones y de la cultura política, que justificamos con lógica sectaria

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, durante su visita a la nueva Ciudad de la Justicia de Albacete.
El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, durante su visita a la nueva Ciudad de la Justicia de Albacete.Luis Vizcaíno (Europa Press)

España ha pasado a ser una “democracia defectuosa” en el índice de calidad democrática que elabora anualmente The Economist y que se basa en el análisis de cinco categorías: proceso electoral y pluralismo, funcionamiento del Gobierno, participación política, cultura política y libertades civiles. Está por delante de países como Italia, Portugal o Estados Unidos y por detrás de Alemania o Francia. Según el informe, la relegación de España “se debe sobre todo a la pérdida de independencia judicial, relacionada con divisiones políticas sobre el nombramiento de nuevos magistrados para el Consejo General del Poder Judicial”. El problema no es tanto, o tan solo, el “bloqueo” del PP como la colonización de los partidos y su empeño en controlar la justicia. El informe dice que España sufre una creciente fragmentación parlamentaria, una serie de escándalos de corrupción y un “creciente nacionalismo regional en Cataluña que plantea desafíos a la gobernanza”.

Hay muchos ejemplos preocupantes: que una exministra sea la fiscal general del Estado, la poco edificante aprobación de la reforma laboral, la conversión del CIS en un instrumento partidista, el desprecio a la separación de poderes y a la presunción de inocencia por miembros del Gobierno, la indulgencia ante un asalto parlamentario, dos estados de alarma inconstitucionales, los abusos de autoridad durante la pandemia, un sentido institucional que parece inspirado en Calígula o el menosprecio sistemático a los no nacionalistas en Cataluña. Como apuntó Alberto Penadés, una Cataluña independiente no podría tratar a las minorías lingüísticas como lo hace y seguir siendo considerada una democracia. Vivimos una erosión de las instituciones y de la cultura política, que justificamos con lógica sectaria. Un ejemplo es cómo celebraba el descenso el exvicepresidente Pablo Iglesias, causa y síntoma de nuestro deterioro político y mediático. Y otro que alguno en la oposición pareciera alegrarse, como si no fuera una desgracia compartida. No parece que las cosas vayan a mejorar.

El informe señala que “la pandemia ha producido una retirada inédita de libertades civiles en democracias desarrolladas y regímenes autoritarios” y que “ha llevado a una normalización de los poderes de emergencia y ha acostumbrado a los ciudadanos a una enorme extensión del poder del Estado sobre grandes áreas de la vida pública y personal”. Mejorar nuestra democracia también exige recuperar esas libertades. @gascondaniel

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Daniel Gascón

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS