columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Velos de quita y pon

Qué extraña bandera: solo se la ponen las mujeres y coincide, casualmente, con la misma prenda que a millones de musulmanas les es impuesta

Cuatro mujeres acuden con velo al trabajo en Aitona (Lleida).
Cuatro mujeres acuden con velo al trabajo en Aitona (Lleida).Herminia Sirvent

Quisiera saber cómo hacen algunas feministas relativistas, sobre todo las que están metidas en política, para dar siempre con la misma amiga marroquí que se pone el velo porque quiere y se lo quita cuando le da la gana. Ya saben, la que afirma que es un símbolo de identidad. Le sacan mucho rendimiento a esta musulmana que nadie ha visto y que está tan de vuelta en su proceso de liberación que es capaz de cubrirse la cabeza del mismo modo que otros llevan una pulsera rojigualda en la muñeca. Qué extraña bandera es esta: solo se la ponen las mujeres y coincide, casualmente, con la misma prenda que a millones de musulmanas les es impuesta como sello de validación que certifica su buena conducta. Qué feliz coincidencia entre lo que quieren los que nos someten y lo que nosotras escogemos libremente. Tan feliz que ya podemos dar por terminada la lucha feminista y dedicarnos a escoger el color del velo que mejor nos sienta.

Y a todo esto, a nadie sorprende que los hombres no tengan inquietudes identitarias ni sienta la necesidad de representarlas con lo que visten. ¿No son ellos también víctimas del racismo y la islamofobia? Sí, claro, pero son hombres y si analizáramos el asunto desde el feminismo (el de toda la vida, sin apellidos), nos daríamos cuenta de que, otra vez, el deber de sostener, mantener y defender la religión, la identidad, el origen y las diferencias culturales se carga todo sobre nuestras espaldas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Yo que llevo más de cuatro décadas conviviendo con mujeres marroquíes, de nacimiento u origen, no he dado nunca con la liberada de la que hablan. Será que es poca mi experiencia con musulmanas, pocas mis lecturas sobre el tema, reducidas mis indagaciones en infinidad de encuentros y conversaciones tanto analógicas como virtuales. Será eso porque de otro modo no se explica que mientras que tantas de estas relativistas encuentren siempre a la que lleva el velo porque quiere, yo sigo conociendo a niñas obligadas a cubrirse cuando alcanzan la pubertad, jóvenes que soportan como pueden las presiones sobre sus cuerpos y mujeres que no podrían ir por la calle sin la cabeza tapada porque sería, dicen, como andar desnuda. Para todas ellas me encantaría que existiera este mundo feliz que describen las relativistas. Quizás en él se nos permitiría refugiarnos de la insoportable levedad del velo.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS