Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cabritilla

Hoy me desazonan las noticias sobre algoritmos capaces de diagnosticar enfermedades mentales a través del uso de las redes

Logos de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea.
Logos de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea.Europa Press

Aunque la realidad no se reduzca al lenguaje y haya cosas que no se nombran y desde luego existen ―la vida interior de una recogedora de fresas―, vivo dentro de una película de ciencia ficción en la que se cuestiona el concepto de humanidad y la aguja del cuentakilómetros de un coche oscila entre las palabras cuidados y vigilancia. Me apabullan algoritmos e inteligencia artificial, las políticas para rediseñar mercados laborales ―despedir gente―, el bucle paranoide por el que resbalamos cuando reclamamos por teléfono sin lograr hablar con una persona y sentimos ansiedad, sequedad y alguna variedad del eritema.

Hoy me desazonan las noticias sobre algoritmos capaces de diagnosticar enfermedades mentales a través del uso de las redes. Cánceres, suicidios y poblaciones de niñas susceptibles de quedarse embarazadas. Recuerdo Minority Report: los delitos se detectan antes de ser cometidos, y las personas que no los llegan a cometer son encarceladas, pero ¿se nos puede encerrar por ser delincuentes en potencia? ¿Se cuida o se maltrata a la ciudadanía a través de estos avances tecnológicos? Con la exposición voluntaria en las redes, nuestra huella emocional se compara con patrones distintivos de trastornos, y ese patronaje, ajeno al matiz, es reduccionista y fomenta modos de determinismo tan peligrosos como los de frenología, astrología o descripción de la personalidad por medio de la elección de un árbol. La enfermedad mental se vacía de su complejidad endógena y se desprecia el poder iluminador de combinar variables exógenas para entender los problemas vinculando salud mental con el género de quien las padece, condiciones laborales o violencia sistémica. Las mujeres padecemos más patologías depresivas y los hombres son más adictivos; la explotación laboral se somatiza y provoca dolores inseparables de cuadros de ansiedad. Esta sinergia interpretativa se simplifica cuando relacionamos mecánicamente el hecho de que alguien se haga un selfi después de subir una montaña con la necesidad de poder. Se puede argüir que el instrumento es solo orientativo, pero orienta hacia el lugar equivocado, convirtiendo lo complejo en perversamente fácil: esa tendencia marca nuestra cultura y nuestra política pop. Es peligrosa. En este diagnóstico algorítmico se desdeña, además, un factor fundamental: el posible comportamiento patológico intrínseco al uso de las redes y sus claves comunicativas ―anonimia, ingenio virulento, no contar hasta 10―… La ciencia funciona con patrones, pero, si me pongo mala, quiero que me diagnostique alguien tan falible como yo. Alguien que pueda considerar que me hice el selfi, no por creerme Margaret Thatcher, sino porque ese día me encontraba guapísima o quería probar ese dispositivo infernal que da la vuelta a las imágenes. O estaba sola.

Acaso la locura consista en seguir participando en redes que nos fiscalizan diciéndonos que somos libres. Confío en los avances científicos y en la información que aportan los telómeros. Sin embargo, acaso la locura sea creer en las predicciones algorítmicas mientras la medicina preventiva se va al garete sustituida por el telediagnóstico. Tan futuristas para unas cosas y tan cavernícolas para otras. Prefiero ser cabritilla que ceñirme a determinados patrones de cordura resiliente y liberal. A partir de hoy, tendré mucho cuidado con mis enloquecidos emoticonos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Marta Sanz

Es escritora. Desde 1995, fecha de publicación de 'El frío', ha escrito narrativa, poesía y ensayo, y obtenido numerosos premios. Actualmente publica con la editorial Anagrama. Sus dos últimos títulos son 'pequeñas mujeres rojas' y 'Parte de mí'. Colabora con EL PAÍS, Hoy por hoy y da clase en la Escuela de escritores de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS