columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La banda de rock se ha subido al escenario

Putin y Xi Jinping desprecian a las democracias por inoperantes y mal avenidas. La cumbre de la OTAN demuestra que no tienen razón, al menos no siempre

Foto de la familia de la cumbre de la OTAN, el miércoles en Madrid.
Foto de la familia de la cumbre de la OTAN, el miércoles en Madrid.Beata Zawrzel (Europa Press)

En el regate corto las democracias suelen estar en desventaja respecto a las dictaduras. Y si son un grupo de democracias todavía más. El proceso de toma decisiones es infinitamente más largo y complejo. Vivir en democracia implica contestarle al jefe —”¡Monty recuerda que soy tu jefe!”, le dijo en plena II Guerra Mundial el comandante supremo en Europa, Eisenhower, al brillante y cascarrabias mariscal británico Montgomery—, tratar de negociarlo todo y dar explicaciones de lo que uno hace. Las democracias son de arranque lento, pero una vez puestas en marcha, son difíciles de parar.

Tras la caída de la Unión Soviética, la OTAN ha celebrado alrededor de una veintena de cumbres. Recibimiento, séquitos, foto de familia, mesa alargada y corrillos. En todas ellas indefectiblemente se ha recordado, declaración mediante, a los ciudadanos el compromiso de la Alianza con los valores democráticos, con la integridad territorial de sus miembros y otros principios que al receptor le sonaban un poco a los concursos de belleza en los que las candidatas ante la pregunta “¿qué quieres?” respondían: “La paz en el mundo”. Pero como saben (sabemos) quienes han vivido algún malentendido por WhatsApp, en el lenguaje el contexto es fundamental. Y el contexto actual no es de preocupación teórica sino de absoluta seguridad de que se ha agotado el plazo para que las democracias europeas se calcen la botas y bajen al barro ante un enemigo muy poderoso en el Este, otro en el Sur y uno agazapado en Extremo Oriente. En el argumentario esa fase de la discusión ya está superada. Ha cambiado tanto el significado de las palabras debido al contexto que, por ejemplo, la presencia o ausencia de solo dos palabras —Ceuta y Melilla— va a protagonizar el enésimo rifirrafe en la política local. En fin, cosas de las democracias.

Pero lo interesante del mensaje que desde Madrid lanza la OTAN es que no se emite de un modo genérico, sino que tiene dos receptores principales con nombres y apellidos: Vladímir Putin y Xi Jinping. Al primero se le dice, y muestra, que a pesar de su desprecio por los sistemas democráticos a los que considera débiles e inoperantes, las democracias muestran una sorprendente capacidad de reacción y cohesión cuando la cosa se pone fea. Si Putin escuchara, en vez de perseguir, a un gran maestro de ajedrez soviético como Kaspárov, este le habría explicado que con el juego de peones se ganan las partidas. Al segundo le muestra que por muchas desavenencias que haya con Estados Unidos, a la hora de la verdad, estas se meten debajo de la alfombra. Vamos, que la alianza euroatlántica es como una banda de rock, esa música que el régimen chino considera tan decadente, donde sus miembros se llevan mal pero en el escenario tocan bien. Y resulta curiosa la cándida incomprensión de Pekín cuando trata de desacreditar la estrategia de la OTAN diciendo que “está repleta de sesgo ideológico”. Claro que sí, lo que sucede es que no es la ideología con la que él subyuga a los ciudadanos chinos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El papel lo aguanta todo. Y ahora serán los ciudadanos de esas democracias —libérrimos contestones— los que asuman, de acuerdo o no, las consecuencias. El invierno va a ser frío, pero siempre será mejor que demasiado caliente.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jorge Marirrodriga

Doctor en Comunicación por la Universidad San Pablo CEU y licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra. Tras ejercer en Italia y Bélgica en 1996 se incorporó a EL PAÍS. Ha sido enviado especial a Kosovo, Gaza, Irak y Afganistán. Entre 2004 y 2008 fue corresponsal en Buenos Aires. Desde 2014 es editorialista especializado internacional.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS