editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Fútbol sin género

La victoria en el Mundial de la selección sub-20 confirma el impulso colectivo al deporte femenino

La selección española femenina sub-20 recibe el homenaje del fútbol español por su título mundial.
La selección española femenina sub-20 recibe el homenaje del fútbol español por su título mundial.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

Ha sucedido lejos y sin demasiada publicidad, pero ha sido un éxito rotundo. La selección femenina de fútbol sub-20 ha ganado el Mundial celebrado en Costa Rica en la final disputada contra Japón. Hay algo simbólico: fue Japón quien derrotó a España hace cuatro años, en la final de 2018. Esta vez el juego de las españolas fue arrollador en un primer tiempo que expresaba algo inasible, pero decisivo: la convicción de poder hacerlo y no volver a repetir la decepción del último torneo, ni la frustración de julio de este año, cuando la selección absoluta fue eliminada de forma temprana de la Eurocopa (sin Alexia Putellas, Balón de Oro 2021, ni la goleadora Jenni Hermoso, ambas lesionadas). Ha habido también ingredientes para la épica: la selección sub-20 pudo contar con una jugadora de gran potencial, Salma Paralluelo, autora de dos goles contra Japón y elegida mejor jugadora tanto en la semifinal como en la final (y también la portera española Txell Font fue elegida la mejor del campeonato).

Nada de esto es producto del azar de unos buenos minutos de juego. Hace algo más de un año, por fin el Consejo Superior de Deportes aprobó la profesionalización del fútbol femenino y se comprometió a invertir 31 millones de euros para formalizarla (cuando veníamos de situaciones tan extravagantes como que las mujeres hubiesen de competir hace unos pocos años con la selección nacional sin siquiera lucir su nombre en las camisetas). Este año los equipos han recibido 16 millones procedentes de los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Todos los clubes grandes cuentan ya con equipos femeninos e incluyen gestos significativos, como propiciar que sus entrenamientos se realicen en las ciudades deportivas de los clubes (como sucede ya en la mayoría de ellos). De hecho, las ganancias en los clubes españoles a través de los equipos femeninos suman una media de 628.000 euros.

La atención mediática, el respaldo institucional y la apuesta estratégica rinden sus frutos cuando se combinan todas ellas. Los prejuicios típicamente machistas sobre la calidad del fútbol de las mujeres solo se disiparán de una manera: viéndolas jugar y pelear, ganar y perder, viéndolas competir como llevamos décadas y décadas haciéndolo con el fútbol masculino. Las fichas federativas del fútbol femenino prácticamente se han duplicado en los últimos diez años (aunque sigan siendo una décima parte de las fichas masculinas). La edad es relevante también: solo dos de las actuales campeonas lo fueron también en el Mundial sub-17 en 2018, con lo que siguen subiendo nuevas jóvenes con modelos de éxito, triunfos que celebrar y una emulación deportiva que llega avalada por una consideración social que trasciende los antiguos circuitos de una vocación marginal.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS