Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

En la terminal

Les requisamos las tijeras de manicura, el frasco de perfume, con frecuencia la sonrisa. Cuando ya son de vidrio, dejamos que se acomoden en el avión con la mascarilla puesta, el cinturón de seguridad abrochado y el asiento en posición vertical

Vista de la cabina de un avión.
Vista de la cabina de un avión.

No hace falta aleccionarlos. Todos ellos atesoran una acreditada experiencia en materia de sumisión. Basta con evitar que alguno altere en un descuido la fluencia de los cuerpos. Avanzan con educada mansedumbre por el camino previsto, consistente en una serie de tramos contiguos, transitables de manera alternativa en direcciones opuestas, lo cual les brinda el aliciente de mirarse la cara los unos a los otros. La uniformidad de comportamientos parece fraguada a espaldas de la teoría de Darwin. No bien se incorporan a la fila, depositan su caudal de paciencia en la variable eficacia de un sistema de cuya naturaleza benéfica no dudan. Tienen un destino, han pagado y aceptan con inquebrantable convicción las humillaciones más exquisitas y modernas con tal de sentirse seguros.

Llegan de uno en uno. A medida que se acercan van perdiendo opacidad. Forzados a la transparencia, llevan en la mano un documento identificativo provisto de fotografía y huella dactilar. Todos ellos son, de entrada, sospechosos, no importa de qué. De terrorismo, de narcotráfico o, simplemente, de esconder un botellín de agua en la mochila. ¿Darles explicaciones? ¿Para qué? Algunos, pobrecillos, protestan. Han esperado mucho, tienen calor. A su edad deberían saber que la libertad personal puede constituir un factor de desequilibrio. Les guste o no, deberán despojarse de las prendas de abrigo, las gafas oscuras y el sombrero. Hurgamos en sus bolsas. Si se tercia, los cacheamos en busca de un alma incompatible con la legalidad vigente. A veces les mandamos descalzarse. Los escaneamos de cuerpo entero. Les requisamos las tijeras de manicura, el frasco de perfume, con frecuencia la sonrisa. Cuando ya son de vidrio, dejamos que se acomoden en el avión con la mascarilla puesta, el cinturón de seguridad abrochado y el asiento en posición vertical. Se les denomina pasajeros.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS