Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El eccehomo de Borja como metáfora de Europa

Al margen de la crónica negra, parece que los pueblos solo pueden existir como espejo deformante de la sociedad: solo llaman la atención si se caricaturizan

Dos personas fotografiaban en enero de 2020 el eccehomo de Borja.
Dos personas fotografiaban en enero de 2020 el eccehomo de Borja.GORKA LEJARCEGI

En pocos sitios saben tan bien como en Borja que tras un borrón se hace una cuenta nueva. Desde que Cecilia Giménez intentó restaurar en 2012 un fresco dedicado al eccehomo y se le embarullaron los pinceles con unas humedades del muro, la historia del pueblo zaragozano dio un golpe de timón. Lo que parecía un desastre, tal vez un crimen contra el patrimonio, se convirtió en el gran acontecimiento histórico de Borja. El eccehomo de Cecilia, esa cara munchiana, se estampó en camisetas, etiquetas de botellas de vino —en Borja son viticultores excelentes— y todo tipo de productos. La historia se ha contado en documentales, en coplas, como las gestas antiguas, y hasta en una ópera. Todavía queda algún pelmazo que lamenta la destrucción de la pintura original (una mediocridad de los años treinta del siglo XX), obra de un pintor también aficionado, el profesor Elías García. Copió un eccehomo de Guido Reni con bastante poca gracia. La restauración lo mejoró muchísimo. La verdadera obra de arte, más allá de la idolatría pop, es la involuntaria de Cecilia.

El pueblo ha celebrado estos días el décimo aniversario de aquello, y tanto las galas y homenajes como la explotación turística (tres euritos cuesta ver la obra) demuestran la habilidad municipal de Borja para nadar a favor de la corriente irónica y autoparódica que domina esta época. Cuando el mundo estalla en carcajadas, resistirse es inútil. No todos los pueblos encajan tan bien estas cosas, y quizá influyó la proverbial retranca aragonesa o la ternura que inspiraba Cecilia Giménez.

Diez años después, la historia me entristece un poco, y no solo porque replica un patrón en la España vacía. Al margen de la crónica negra, parece que los pueblos solo pueden existir como espejo deformante de la sociedad: solo llaman la atención si se caricaturizan, condenándose a una vida de chiste de calzón largo. Mi tristeza va más allá. Borja no es una sátira, sino la metáfora de una Europa donde muchas Cecilias bienintencionadas han arruinado partes de un legado democrático y social —valioso, no como el fresco de aquel señor—, mientras la mayoría fingíamos no ver el destrozo. No es extraño que los filósofos fanáticos como Duguin, el Rasputín de Putin, nos perciban como una cultura enclenque que merece la pira. Quizá, como a Borja, nos salvará la risa, asumir nuestros borrones con orgullo, reivindicar la imperfección con camisetas y vender entradas a tres euros para contemplar el anticipo de nuestra ruina.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS