Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Sinnnn alcohol

Es razonable que quien se sienta perjudicado por la bebida no la tome, lo mismo que los que pierden el juicio por culpa de la religión, la política o el amor deberían no meterse en esos líos

Tres vasos de 'whisky'.
Tres vasos de 'whisky'.

El primer gran esprint del verano, la July Cup, la ganó este año de forma relativamente inesperada la yegua irlandesa Alcohol Free, hija de un velocista de nombre también disuasorio: No Nay Never. Su eufórico jinete, el modesto pero eficaz Rob Hornby, proclamó que pensaba celebrar su victoria esa noche con amigos “en una fiesta que no será desde luego alcohol free” (dedico esta anécdota al intransigente que en carta a la directora vetaba mis expansiones hípicas, para recordarle que la vida es un largo martirio). Fue precisamente volviendo del Champion Day en Ascot cuando me fijé en Gatwick en el anuncio de una distinguida ginebra que se declaraba “alcohol free”. ¿Una ginebra sin alcohol? Pues sí, también vino, brandy y lo demás. Aseguran que se conserva el sabor pero sin ingerir el veneno etílico, lo que no convence a quienes no buscamos el gusto (nada sabe mejor que el agua mineral cuando tienes sed) sino su efecto. Parece ser una moda neoyorquina los bares a los que se va para alegrarse de no tomar líquidos espirituosos. Lo malo es que estos caprichos nacen en Manhattan y pronto llegan a Berlín y Albacete, hasta que se convierten en obligatorios en todas partes. Es razonable que quien se sienta perjudicado por el alcohol no lo tome, lo mismo que los que pierden el juicio por culpa de la religión, la política o el amor deberían no meterse en esos líos. Pero que no compensen su renuncia persiguiendo a los que no la compartimos, que les veo venir.

¿Por qué el alcohol, esa bendición fatal, despierta la ira de puritanos y ordenancistas? Lo ha explicado bien Fran J. Fernández, en el capítulo dedicado a Spinoza y la taberna de su estupendo El resto de la idea (Círculo Rojo). La bebida espirituosa, cada cual conoce su dosis, nos libera del miedo. Y a veces nos empuja a la esperanza. Claro, por eso la embriaguez compromete la paz social.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS