Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Putin y Xi Jinping sonríen

La alternancia democrática no pertenece al universo mental de la derecha del siglo XXI que Trump y Bolsonaro representan

Vladímir Putin y Xi Jinping en una imagen de archivo.
Vladímir Putin y Xi Jinping en una imagen de archivo.Alexei Druzhinin (AP)

Extraño caso el de la democracia de EE UU, tan experimentada y admirada. Este próximo martes electoral puede ser el de la victoria de unos candidatos, émulos de Donald Trump, que solo aceptan los resultados electorales si ganan y declaran que el sistema es tramposo cuando vencen sus adversarios.

El caso viene de lejos, aunque nos resulte extraño ahora. Los totalitarismos del siglo XX abominaban de las urnas. Si acudían a las elecciones era para utilizarlas como escabeles donde encaramarse y las rompían cuando ya no les servían. A los líderes autoritarios no podía entrarles en la cabeza que se pudiera renunciar al poder una vez obtenido. Para ellos, la alternancia era una idea débil y poco práctica, impropia de los hombres fuertes que caracterizaban a la época.

Entrado el siglo XXI, es fácil comprobar cómo permanecen estas actitudes, aunque hayan desaparecido los regímenes totalitarios de extrema derecha y se hayan transformado los de extrema izquierda. China, donde un partido único gobierna sobre una quinta parte de la humanidad, es el mayor y más veterano testimonio de la perpetuación de un poder omnímodo e irreversible como el de los viejos totalitarismos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La novedad ha llegado del otro lado del espectro ideológico, desde una derecha respetuosa con las urnas solo cuando le proporciona la victoria electoral de la que se siente la propietaria natural, tenga o no mayoría. Trump es quien más lejos ha llegado en la denegación del veredicto de las urnas: intentó hacer trampas en el recuento, impugnó los resultados y organizó la interrupción insurreccional de la acreditación electoral. Ni la derrota ni el relevo entraban en sus previsiones, de forma que rompió con todas las tradiciones de cortesía, incluido el traspaso formal y ceremonial de poderes el día de la toma de posesión de Biden.

Bolsonaro pertenece a la misma escuela. Tampoco ha aceptado hasta ahora la victoria de Lula. A diferencia de Trump, ha reconocido el final del proceso electoral ante los magistrados del Supremo, se ha declarado dispuesto a cumplir con sus obligaciones constitucionales y no ha animado a la insurrección. Desconocemos qué hará el día del momento crucial, el primero de enero, cuando el presidente que entra debe recibir los símbolos presidenciales del que se va. Trump y Bolsonaro señalan un camino de retroceso a los tiempos de la democracia censitaria, limitada a las rentas más altas, con exclusión de las mujeres y los esclavos, con turnos de poder y pucherazos. Buena únicamente si servía para que los poderosos retuvieran el poder, como lo fue en el siglo XX para que lo alcanzaran totalitarios de todo bordo. En caso contrario…

Putin y Xi Jinping contemplan con sonrisa condescendiente los esfuerzos por imitarles de sus autoritarios amigos occidentales, pobres víctimas, por el momento y esperemos que por muchos años, de la democracia liberal, la división de poderes y el Estado de derecho.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Lluís Bassets

Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS