África No es un país
Coordinado por Lola Huete Machado

La historia del África que se levanta y camina

‘Los trozos de madera de Dios’, de Ousmane Sembène, la obra capital de la literatura africana y universal, acaba de ser reeditada y narra las revoluciones sociales en el continente para exigir igualdad

Una ilustración de Lusmore Dauda.
Una ilustración de Lusmore Dauda.Lusmore Dauda

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto todo el contenido de la sección Planeta Futuro por su aportación informativa diaria y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Estamos acostumbrados a grandes héroes, luminosos personajes salvadores que alumbran el camino. Sin embargo, las mejores conquistas van de la mano de multitudes que plantan cara juntas a la injusticia. Son las luchas colectivas, revolucionarias, que han logrado revertir situaciones, tras pagar un precio muy alto, pero que nos hablan de la grandeza y el coraje de los seres humanos y de lo que somos capaces de conseguir cuando nos unimos. Una de estas luchas es la que se plasma en Los trozos de madera de Dios de Ousmane Sembène, escrita en los años 60.

Más información
El 2020 de África y sus libros
“Lo que el arte y la literatura provocan es que la gente se ponga a pensar y se cuestione algunas cosas”
Sembene, el ‘griot’ que fue estibador en Marsella

El senegalés es quizá el director de cine africano más conocido universalmente. No en vano, fue el primer subsahariano en realizar una película en suelo africano. Pero antes de contar historias a través de la cámara, fue un gran escritor, con una trayectoria reconocida tanto por público como por crítica, y el autor de la obra mencionada, considerada una obra maestra del siglo XX. Y ya, todo un clásico.

No abundan las traducciones que nos acercan las luchas sociales llevadas a cabo en el continente africano, mostrando “El África de pie”. Por suerte, Los trozos de madera de Dios (Txalaparta), cuya única traducción hasta el momento es la realizada hace más de 40 años por el escritor cubano Virgilio Piñera, y que permanecía descatalogada, acaba de ser reeditada.

La portada del libro 'Los trozos de madera de dios'.
La portada del libro 'Los trozos de madera de dios'.Txalaparta

Ahora podemos leer un título imprescindible que se inspira en un hecho histórico y refleja una lucha colectiva llena de dignidad y un adiós a la época en la que, a base de dividirles, conseguían diezmarles.

A lo largo de cinco duros meses, del 10 de octubre de 1947 al 19 de marzo de 1948, los trabajadores ferroviarios de la línea Dakar-Níger se pusieron en huelga para tener una vida mejor. Querían igualdad de derechos, condiciones y mismo salario que los blancos que hacían idéntico trabajo. Estamos en la época colonial, la represiva administración francesa no dudaba en mostrar su absoluto desprecio por los trabajares negros de la línea. Eran tratados como bestias. Y al ambiente en el que malviven y a la situación de penuria extrema que atraviesan, se une el hambre, las muertes y la violencia, en todas sus formas, ejercida sin control.

La narración, que ha sido comparada con la novelística social de Emile Zola, perfora en la máscara común, aquella que desdibuja a las personas y las invisibiliza, para rescatar a un puñado de personajes. El escritor logra de esta manera, un cuadro poblado de múltiples voces que resuenan al unísono, aunque las separen distintas realidades sociales, generacionales, religiosas o culturales. Sembène, nacido de idénticos orígenes que muchos de ellos, otrora dirigente sindical y siempre hombre comprometido, supo captar la fuerza de sus convicciones, las debilidades que les atenazaban y el espíritu combativo que, como una auténtica marea humana, mantuvieron alto, claro como el agua, a pesar de la feroz maquinaria que tenían en frente.

Sembène supo captar la fuerza de sus convicciones, las debilidades que les atenazaban y el espíritu combativo que mantuvieron alto a pesar de la feroz maquinaria que tenían en frente

Así va componiendo su fresco lleno de matices. Desde los que secundan la tradición y contemplan cómo su mundo va desapareciendo, a los traidores que anteponen sus intereses, a los que mantienen viva la llama, a los enamorados que viven en una sociedad polígama o aquellos que han penetrado en las estructuras coloniales a través de la educación y no se sienten bien, ni entre los suyos ni entre los europeos. Pero, sobre todo, brillan las mujeres, mujeres que no han tenido vidas fáciles, mujeres que se aferran a sus hijos, mujeres que no dudan en ponerse en pie, que cantan. Cantan mientras avanzan. “Y los hombres comprendieron que aquel tiempo, si originaba otros hombres, también originaba otras mujeres”, se lee en la novela. Logrando cambios, además, sin ira y sin rencor.

Y los hombres comprendieron que aquel tiempo, si originaba otros hombres, también originaba otras mujeres”, se lee en la novela

Sembène, quien afirmaba que “toda cultura es política”, quiso llevar al cine la historia. Fue precisamente por los mismos años en los que escribió la obra cuando comenzó a interesarse por el cine, un medio que permitía llegar a más gente que la lectura en su país. No lo consiguió. Pero, cuando se van pasando las hojas del libro, la escritura toma forma y se perfila en imágenes, entonces las escenas se incrustan en las pupilas como si estuviéramos viendo una película. Sabemos que ni la injusticia ni el racismo son cosas del pasado y, por eso, toda esa fuerza colosal al compartir la dureza de la lucha desigual mantenida por esos seres explotados y despojados de todo derecho, penetra dentro de cada lector, emocionado y deslumbrado a la vez, ante una África que se levanta y camina.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS