Huelgas de hambre

Labios cosidos e intentos de suicidio: se recrudece la protesta de migrantes en Bruselas

Más de 200 personas de origen extranjero llevan más de un mes en huelga de hambre en la Iglesia de San Juan Bautista de la capital belga para reclamar protección y empleo ante el silencio de las autoridades

Hasni Abderrazzek, de 44 años, es un solicitante de asilo tunecino que solicita ser regularizado por el Gobierno belga para tener acceso a la atención médica y que participa en la huelga de hambre organizada hace más de un mes por más de 200 migrantes en la misma situación que él. Se ha cosido los labios a modo de protesta.
Hasni Abderrazzek, de 44 años, es un solicitante de asilo tunecino que solicita ser regularizado por el Gobierno belga para tener acceso a la atención médica y que participa en la huelga de hambre organizada hace más de un mes por más de 200 migrantes en la misma situación que él. Se ha cosido los labios a modo de protesta.YVES HERMAN / Reuters
Bruselas (Bélgica) - 30 jun 2021 - 13:12 UTC

Las acciones comenzaron en febrero. Ante la pasividad de las autoridades, el 23 mayo los manifestantes dieron un paso más y se declararon en huelga de hambre. Siguió el silencio gubernamental y ahora se empieza a notar el empeoramiento de la salud de los protagonistas de esta protesta. Son más de 200 personas de origen migrante que viven en Bélgica sin permiso legal de residencia y que, cansados de no poder regularizar su situación, se encerraron a principios de año en la iglesia de San Juan Bautista de Bruselas y en dos universidades. Piden que el Gobierno regularice su situación para poder trabajar en un país donde muchos aseguran que llevan viviendo hasta una década sin haber podido obtener los ansiados papeles. Las estimaciones del número de participantes varían hasta los 400, pero el secretario de Estado de Migración y Asilo, Sammy Mahdi, ha utilizado una cifra de alrededor de 200.

Youssef Bouzidi, un solicitante de asilo marroquí que solicita ser regularizado por el Gobierno belga para tener acceso a la atención médica y que está en huelga de hambre durante más de un mes, es examinado por un trabajador de la salud en una habitación en el campus de la universidad de Bélgica ULB, donde cientos de migrantes están en huelga de hambre, el 29 de junio de 2021.
Youssef Bouzidi, un solicitante de asilo marroquí que solicita ser regularizado por el Gobierno belga para tener acceso a la atención médica y que está en huelga de hambre durante más de un mes, es examinado por un trabajador de la salud en una habitación en el campus de la universidad de Bélgica ULB, donde cientos de migrantes están en huelga de hambre, el 29 de junio de 2021.YVES HERMAN / Reuters
Sofiane, un solicitante de asilo, también se ha cosido los labios para reclamar acceso a trabajo y atención médica al Gobierno belga.
Sofiane, un solicitante de asilo, también se ha cosido los labios para reclamar acceso a trabajo y atención médica al Gobierno belga.YVES HERMAN / Reuters

El Gobierno de coalición belga, por su parte, no ha dado pasos por ahora, y según la agencia de noticias AFP, está sopesando el bienestar de los involucrados frente a la necesidad de ceñirse a las normas de inmigración y asilo. Todo en un clima de creciente presión ante el empeoramiento de la salud de los huelguistas.

Mahdi ha insistido en que está buscando acelerar y mejorar todo el sistema de solicitud para las personas que buscan permanecer en Bélgica, pero se niega a ceder a las demandas de los huelguistas de hambre para que sus casos se gestionen ahora. “¿Dicen que hay 150.000 viviendo aquí ilegalmente, y las 200 personas que deciden dejar de comer deben regularizarse individualmente? ¿Cuál sería el resultado? Una semana después tendrás a 200, 2.000 o 20.000 personas que harían exactamente lo mismo. No es la manera de hacerlo”, ha criticado el ministro a la cadena de televisión belga VRT.

Otro de los migrantes en huelga de hambre es trasladado al hospita en camilla y con oxígeno desde el campus de la universidad ULB de Bruselas, en Bélgica, este 29 de junio de 2021.
Otro de los migrantes en huelga de hambre es trasladado al hospita en camilla y con oxígeno desde el campus de la universidad ULB de Bruselas, en Bélgica, este 29 de junio de 2021.YVES HERMAN / Reuters
Aunque la mayoría de los solicitantes de asilo en huelga de hambre son hombres, también hay mujeres encerradas en los campus universitarios y en la iglesia donde se han concentrado las protestas.
Aunque la mayoría de los solicitantes de asilo en huelga de hambre son hombres, también hay mujeres encerradas en los campus universitarios y en la iglesia donde se han concentrado las protestas.YVES HERMAN / Reuters

Mientras, y para resaltar su desesperación, algunos hombres se han cosido los labios esta semana y solo se están alimentando con pequeñas cantidades de líquido que ingieren gracias a una pajita. Tanto en las universidades como en las iglesias de Bruselas la situación es cada vez más “desesperada”, según AFP. Algunas personas ya son incapaces de ponerse de pie porque se han debilitado demasiado, lo que aumenta aún más la sensación de urgencia para encontrar una solución. También se ha registrado un intento de suicidio en uno de los dos campos universitarios, según Reuters. El hombre, cuya identidad no ha trascendido, ha sido conducido al hospital.

Un solicitante de asilo cuyo origen no se ha facilitado es trasladado en camilla al hospital después de haber intentado suicidarse en un aula del campus de la universidad ULB de Bruselas.
Un solicitante de asilo cuyo origen no se ha facilitado es trasladado en camilla al hospital después de haber intentado suicidarse en un aula del campus de la universidad ULB de Bruselas.YVES HERMAN / Reuters
Mohamed Lamine, solicitante de asilo proveniente de Argelia, también se ha cosido los labios en el marco de la huelga de hambre para reclamar su legalización.
Mohamed Lamine, solicitante de asilo proveniente de Argelia, también se ha cosido los labios en el marco de la huelga de hambre para reclamar su legalización.YVES HERMAN / Reuters

Bélgica, como tantas otras naciones europeas ricas, ha tenido una relación ambivalente con la migración. Desde la década de 1960 muchos han sido invitados a trabajar y ayudar a construir estados en todo el continente. Aun así, pocos han sido plenamente aceptados en la sociedad y se han convertido en el sector de población más afectado cuando las economías se hundieron. Muchos de los que están en huelga de hambre ahora no formaban parte de ningún programa legal, pero han trabajado en la economía sumergida en la nación de 11,5 millones de personas. No tienen protección social y, a menudo, están a merced de jefes sin escrúpulos.

Los solicitantes de asilo que solicitan ser regularizados por el Gobierno belga para tener acceso a la atención médica descansan y son atendidos por paramédicos en una sala en el campus de la universidad belga ULB, donde cientos están en huelga de hambre durante más de un mes, en Bruselas, Bélgica el 29 de junio de 2021.
Los solicitantes de asilo que solicitan ser regularizados por el Gobierno belga para tener acceso a la atención médica descansan y son atendidos por paramédicos en una sala en el campus de la universidad belga ULB, donde cientos están en huelga de hambre durante más de un mes, en Bruselas, Bélgica el 29 de junio de 2021.YVES HERMAN / Reuters

Los socios de la coalición socialista y verde de habla francesa han pedido un enfoque más flexible que podría dar a los huelguistas una mejor oportunidad de obtener los documentos necesarios a medida que aumentan las tensiones entre los siete socios de la coalición que integran el Gobierno desde octubre, cuyo programa no especifica cómo lidiar con una situación migratoria de este tipo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50