Migrados
Coordinado por Lola Hierro

La transformación del modelo migratorio, asignatura pendiente de España

Es necesario que la actual política sea reformada y que cumpla con los compromisos del Pacto Mundial y los Objetivos de Desarrollo Sostenible para “no dejar a nadie atrás”

Un par de los quince inmigrantes que llegaron el pasado 12 de julio a la costa de Arrieta, en Lanzarote.
Un par de los quince inmigrantes que llegaron el pasado 12 de julio a la costa de Arrieta, en Lanzarote.Javier Fuentes Figueroa (EFE)

La Agenda 2030 y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una de las principales banderas del Gobierno de España, que cuenta incluso con una vicepresidencia dedicada a ello. Como parte de sus compromisos, el ejecutivo presenta este jueves el informe voluntario de progreso 2021 de la Agenda 2030 y la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030 en el Foro de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, donde se abordan los avances en el cumplimiento de los ODS y se establece la hoja de ruta a seguir en los próximos años.

Más información
El senegalés que llegó en patera y ahora es el maestro arrocero de un chiringuito de éxito en Mazarrón
Más de un centenar de personas entra en Melilla tras saltar la valla
Migrantes desesperados por llegar a Europa

Entre las prioridades destacadas en el estudio, se señala el “desarrollo de los compromisos del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular en la gobernanza migratoria, para responder, en materia de protección internacional y migración, a los compromisos establecidos en la Agenda 2030, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional”.

El Pacto Mundial para la Migración desarrolla la meta 10.7 de la Agenda 2030, orientada a facilitar esa movilización “incluso mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas”. Este acuerdo, suscrito por el Estado español en diciembre de 2018 en Marrakech, es el primer gran marco de cooperación multilateral que aborda la gobernanza de la migración de forma conjunta, reconociendo que “ningún Estado puede abordar la migración en solitario”. Es una cooperación basada en los tratados internacionales de derechos humanos que obligan a los Estados a respetar, proteger y garantizar los derechos de todas las personas sin discriminación alguna.

Para lograr los objetivos propuestos es imprescindible que se modifique la actual política migratoria española, que choca de frente con los principios señalados en el acuerdo, como recoge el análisis El Pacto Mundial para la Migración y el ODS 10.7, elaborado por Alianza por la Solidaridad, Asociación Rumiñahui, Fundación Cepaim, Coordinadora d’Associacions Senegaleses de Catalunya (CASC), Médicos del Mundo y Red Acoge.

En cuanto a la gestión de las fronteras, estas organizaciones sociales señalan su preocupación por prácticas como la detención e internamiento de migrantes como medida cautelar prioritaria, la externalización y la práctica de las devoluciones sumarias, todas ellas medidas contrarias al Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

También se hace referencia a la urgencia de reforma de la actual normativa de extranjería que obliga a miles de personas a permanecer en situación irregular y obstaculiza el ejercicio de sus derechos, además de la necesidad de promover mecanismos que fomenten un movimiento voluntario, flexible y regular.

Asimismo, se reitera, la exigencia de ratificación de la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares –la única no suscrita por el Estado español– y del Convenio 189 de la OIT sobre el trabajo decente para las trabajadoras del hogar y los cuidados, para que se garanticen condiciones de trabajo justas y plenos derechos.

Otras dos promesas aún incumplidas por parte del Gobierno son la tramitación del Anteproyecto de Ley de medidas para la equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud, para evitar así la exclusión sanitaria; y la aprobación de una Ley Integral para la Igualdad de Trato y la No Discriminación que incluya tanto a las personas en situación administrativa irregular en su ámbito de aplicación como que prohíba las identificaciones policiales por perfil racial y étnico que constituyen una práctica discriminatoria por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

También se incluyen recomendaciones sobre la protección integral y efectiva de las mujeres migrantes en situaciones de violencia de género, instando a que sea una prioridad a lo largo de todo el proceso migratorio. Así como consideran imprescindible que se garantice el amparo de los niños y niñas migrantes sin acompañamiento adulto protegiendo los derechos de la infancia.

Este conjunto de recomendaciones son medidas concretas que facilitan una hoja de ruta para cumplir con los compromisos del Pacto Mundial y hacer realidad el lema de la Agenda 2030 de “no dejar a nadie atrás”, articulando un modelo migratorio que respete y garantice los derechos humanos.

Laura Traveso y Estefanía Roselló pertenecen al área de Comunicación de Red Acoge.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS