España compromete 130 millones de euros para el Fondo Mundial para el VIH, la tuberculosis y la malaria

El organismo solicita 18.000 millones de dólares en la conferencia de donantes en Nueva York, con el presidente de EE UU, Joe Biden, como anfitrión

Pedro Sánchez pronuncia el discurso inaugural del evento Goalkeepers en Nueva York, organizado por la Fundación Bill y Melinda Gates anualmente para promocionar el avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Pedro Sánchez pronuncia el discurso inaugural del evento Goalkeepers en Nueva York, organizado por la Fundación Bill y Melinda Gates anualmente para promocionar el avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.SARAH YENESEL (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que España renovará su compromiso con el Fondo Mundial para el VIH, la tuberculosis y la malaria con una aportación de 130 millones de euros —que salen del presupuesto del Ministerio de Exteriores— para los próximos tres años. Es un 30% más que los 100 millones que había otorgado en el trienio anterior, un porcentaje en línea con el incremento de fondos del resto de países. “Las contribuciones internacionales son esenciales para afrontar los retos globales. Y tenemos que priorizar a los más vulnerables”, ha dicho en su intervención en el discurso inaugural del encuentro Goalkeepers de la Fundación Bill y Melinda Gates, en Nueva York.

El objetivo del Fondo Mundial es recaudar 18.000 millones de dólares (misma cantidad de euros al cambio actual), de los que Estados Unidos, país anfitrión de la séptima conferencia de donantes de este organismo, también en Nueva York, ha asegurado 6.000 millones, siempre que el resto de los países cubra el resto. En su cuenta de Twitter, la entidad ha agradecido al Gobierno español que haya respondido a la llamada.

Está por ver, al final de la jornada, si la comunidad internacional responde a la mayor petición de financiación de la historia del Fondo Mundial. La cantidad es un 30% superior al presupuesto obtenido en 2019 —14.000 millones— para proseguir durante los próximos tres años con una labor que, según cálculos del organismo, ha logrado evitar 44 millones de muertes desde el inicio de su andadura, hace 20 años. Y con la que espera salvar otros 20 millones de vidas hasta 2026.

El incremento viene justificado por el aumento de la necesidad. La pandemia de covid-19 ha supuesto un retroceso en la lucha contra estas tres enfermedades infecciosas. En 2020, más de 2,4 millones de personas murieron de VIH, tuberculosis y malaria, un 4,5% más que en 2019.

En 2020, más de 2,4 millones de personas murieron de VIH, tuberculosis y malaria, un 4,5% más que en 2019

Para Leire Pajín, responsable de desarrollo internacional de ISGlobal, la cantidad comprometida por España es aceptable, teniendo en cuenta la situación de estrés económico desencadenado por la pandemia, la guerra en Ucrania, la crisis energética y la inflación. Si bien es inferior a la petición de las organizaciones de la sociedad civil, que pedían al Gobierno español elevar su contribución a 180 millones. “Habíamos pedido que España fuera ambiciosa. Y con este anuncio se consolida una tendencia: que el país siga apoyando al Fondo Mundial y aumentando la aportación”, celebra la experta. “Cumple con lo que se les ha solicitado a los países”.

España dejó de ser donante del Fondo Mundial en 2011 y no fue hasta 2019 cuando regresó al mayor club de países que apoyan la lucha contra estas enfermedades. “La cuestión no solo es cuánto da España, sino que se implique y tenga capacidad de influencia. Porque en estos mecanismos se deciden las políticas globales de salud”, analiza Rafael Vilasanjuán, miembro del comité de dirección de Gavi, la Alianza Global para las Vacunas. Es en estos foros multilaterales donde la presencia española puede contribuir a promover su agenda de cooperación internacional sanitaria en regiones como América Latina, comenta el experto, tan pronto ha conocido el anuncio en el auditorio del Jazz Lincoln Centre, donde también asiste al encuentro Goalkeepers.

Habíamos pedido que España fuera ambiciosa y con este anuncio se consolida una tendencia: que el país siga apoyando al Fondo Mundial y aumentando la aportación
Leire Pajín, responsable de desarrollo internacional de ISGlobal

No estaba España en la mesa de los líderes de la solidaridad internacional para la salud global, por ejemplo, cuando en 2017 pidió que la Agencia Europea del Medicamento se ubicara en territorio español. Finalmente, tal organismo se estableció en Ámsterdam. Esta capacidad de influencia y presencia global es lo que en el argot de la diplomacia internacional se conoce como soft power (poder blando). Aunque entonces se relacionó la caída de Barcelona como posible sede con las tensiones políticas del procés en Cataluña, España tampoco estaba en posición de sacar pecho como actor de relevancia en la defensa de la salud global.

“El incremento de la aportación de España al Fondo Mundial es una gran noticia. Es la cifra mínima que desde la sociedad civil habíamos pedido al Gobierno”, opina Vanessa López, directora de Salud por Derecho, en un mensaje por teléfono. “España no solo va a ayudar a evitar millones de muertes e infecciones durante los próximos años, sino que va a tener una gran oportunidad para contribuir de manera estratégica a la agenda internacional de la salud global”, coincide con Pajín y Vilasanjuán. Si bien recuerda que, con 130 millones, el país queda “rezagado respecto a los donantes de su entorno”. Con certeza, no obstante, solo se conoce el compromiso de Alemania de otorgar 1.300 millones de euros entre los países de la Unión Europea.

En una charla conjunta con los cofundadores de la Fundación Gates en el evento Goalkeepers, Bill Gates ha celebrado la noticia del compromiso de España, que incluye, además, 15 millones adicionales para el mecanismo especial del Fondo Mundial para la preparación ante próximas pandemias, según fuentes conocedoras.

Gates ha agradecido a Sánchez, asimismo, el compromiso de 236,5 millones de euros para luchar por la seguridad alimentaria en el mundo, anunciado por el presidente ayer. El filántropo ha dedicado precisamente su análisis anual en el informe Goalkeepers al problema del hambre.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Sobre la firma

Alejandra Agudo

Reportera del diario EL PAÍS especializada en desarrollo sostenible (derechos de las mujeres y pobreza extrema), ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en revistas de información local, económica y el Tercer Sector. Tiene experiencia en radio (RNE y SER). Es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS