África No es un paísÁfrica No es un país
Coordinado por Lola Huete Machado

Fespaco, 52 años del mejor cine africano

El mayor festival del séptimo arte del continente arranca en Burkina Faso, una nación hoy convulsa e insegura. Se presentan 239 películas, series y documentales, seleccionadas de entre más de un millar llegados de 50 países

Una de las salas de proyección del festival Fespaco.
Una de las salas de proyección del festival Fespaco.Ana López García

Ni la pandemia ni la situación de inseguridad han impedido que se celebre el vigésimo séptimo Festival Panafricano de cine y televisión de Uagadugú (Fespaco). La sed de cultura de los artistas, las institucionales y autoridades locales han conseguido que se reúna a directores, productores, cinéfilos de Europa, América y África en una muestra de voluntad del pueblo burkinés por resistir. El mayor festival del séptimo arte africano se celebra esta semana en Burkina Faso, que ya está saliendo de la crisis sanitaria —cuyas cifras de contagio han bajado hasta 50 casos diarios— y en un contexto de inseguridad creciente.

El 16 de octubre tuvo lugar la ceremonia de inauguración del Fespaco, inicialmente prevista en febrero, pero aplazada por la pandemia. Desde 1968, los grandes cineastas de África y de la diáspora africana se reúnen para promover el cine y la cultura. En una semana se presentarán 239 películas, series y documentales, que han sido seleccionadas de entre 1.132 obras, de más de 50 naciones. Esta edición será solo presencial y la entrada para ver las películas cuesta menos de dos euros. El 23 de octubre finalizará la ceremonia con la entrega a los premiados del galardón, el Semental de Oro de Yennenga. Este evento internacional contará con la presencia del Presidente senegalés Macky Sall, ya que este es el país invitado de honor este año.

La bienal celebra la diversidad y la producción del cine africano. Se proponen proyecciones, talleres y conferencias abiertas a los profesionales y al público en general, pero también promueve la cultura local, convirtiéndose Uagadugú, durante una semana, en una ciudad internacional llena de vida con numerosos conciertos de música tradicional burkinesa, desfiles de moda y espectáculos de danza.

En la sección oficial se presentan tanto producciones de autores veteranos como noveles. Dentro de la competición encontramos las secciones de largometrajes de ficción, documentales, películas de animación, series de televisión y cortometrajes realizados por las escuelas africanas. Asimismo, la sección Perspectivas está abierta a obras de ficción y documentales con una visión diferente, donde los directores que solo han hecho uno o dos largometrajes deben presentar ideas originales. Con ello se pretende dar visibilidad a los jóvenes realizadores de todo el globo.

Esta ceremonia de inauguración estará marcada por el contexto actual del juicio a Blaise Campaoré, el aniversario del asesinato de Sankara y la grave situación de seguridad en la que se encuentra el país. La gran ceremonia de apertura contó con una espectacular puesta en escena de danza y música de artistas burkineses y senegaleses de renombre internacional. Además se homenajeó a Thomas Sankara, Presidente de Burkina Faso asesinado el 15 de octubre de 1987. El juicio por su asesinato ha sido aplazado hasta el 25 de octubre. Sin embargo, el principal imputado, el antiguo presente de Burkina Faso de 1987 a 2014, Blaise Compaoré se encuentra exiliado en Costa de Marfil y rechaza su extradición. También se rindió homenaje a las fuerzas de seguridad y defensa.

El festival refleja los problemas a los que se enfrenta actualmente el continente africano como la violencia yihadista o la migración de los jóvenes

Burkina Faso se encuentra sumida en una guerra contra el terrorismo yihadista desde hace más de cinco años. Con más de un millón y medio de desplazados internos, la idea de celebrar la bienal, la cual siempre se ha festejado desde su creación hace 52 años, es un mensaje a la población de que el arte es un arma contra la violencia y de resistencia.

Otro de los temas que más han tratado los directores de los países del Sahel, como Senegal o Malí, han sido películas sobre la radicalización y la violencia terrorista que sufre la población. Esto se refleja en la película senegalesa El padre de Nafi que compite en la sección de largometrajes de ficción y que trata las posibles razones y señales de la radicalización a través de la historia de dos familias enfrentadas por el destino de sus hijos en Tombuctú. Así mismo en el documental Zinder, de la directora nigerina Aicha Macky, podemos ver como en la segunda mayor ciudad de Níger, el crimen, el contrabando y la violencia islamista se han incrementado en los últimos años.

La película Atlantique, de la directora franco senegalesa Mati Diop, ganó la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes del 2019 e inauguró la bienal de Uagadugú esta edición. Con este drama sobre la inmigración a Europa, Diop se convirtió en 2019 en ser la primera mujer negra en ganar. A pesar de que cada vez hay una mayor presencia de directoras en esta bienal, al igual que pasaba en Cannes hasta 2019, en el Fespaco nunca ha habido una mujer que haya ganado el máximo galardón.

Otra de las películas dirigidas por una mujer y con más probabilidades de llevarse el Semental de Oro, es la película Freda, de la directora haitiana Gessica Généus. La película muestra como las mujeres de esta isla luchan cada día por seguir adelante y como los jóvenes se ven abocados a salir del país por razones económicas o de seguridad. En esta edición, gran parte de los temas representados en las películas tratan sobre la migración de los jóvenes, la lucha que realizan las mujeres africanas y de la diáspora en su día a día para poder sacar adelante a sus familias y a la vez trazar su propio destino.

El cine africano debe hacer frente a la falta de recursos económicos para llevar a cabo las películas pero también a la modernización en la era digital . El propio Presidente de Burkina Faso, Roch Christian Kaboré, ha llamado a los profesionales presentes en el festival a reflexionar esta semana sobre las dificultades a las que se enfrenta el cine africano. Dentro de los talleres organizados para esta bienal se tratarán los desafíos y las posibles soluciones a los que el séptimo arte se enfrenta en este continente.

Puedes seguir nuestro blog como @Africanoes1pais en TwitterFacebook e Instagram 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS