Derechos humanos
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Odios irracionales

De cómo el racismo y la homofobia se cuelan en las sociedades y se justifican con invenciones que la realidad no confirma

Miguel Forcat Luque

A veces, cuando el ser humano no encuentra formas para argumentar su odio, se las inventa. Voy a tratar de explicar esta teoría basándome en dos fenómenos de distinta naturaleza: el racismo y la homofobia.

Racismo

Ta-Nehisi Coates explora las relaciones raciales en Estados Unidos en su libro Entre el mundo y yo (premio National Book Award en 2015). Su autor sostiene que el término raza se creó para justificar el racismo. Según Coates, primero se inventó el concepto racismo y solo después, se inventó el de raza.

Las afirmaciones de J. Craig Venter, director de Celera Genomics Corporation, parecen apuntar en esa dirección. En declaraciones a The New York Times, aseguraba que la raza es un concepto social y no científico: “Los investigadores afirman que, aunque pueda parecer fácil decir a simple vista si una persona es caucásica, africana o asiática, la facilidad desaparece cuando se comprueban características internas y se rastrea el genoma del ADN en busca de signos relacionados con la raza…”. La conclusión parece clara: únicamente hay una raza: la humana.

Homofobia

El peyorativo término francés pédé (equivalente a maricón, en español) parece provenir de la palabra pédophile (pedófilo). ¿Acusar a los homosexuales de pedófilos es una manera de justificar un odio irracional hacia ellos? El artículo Homosexualidad y pedofilia están liados (Homosexualité et pédophilie sont liées) se encuentra en la página web Repondre aux Preguges, cuyo objetivo es combatir los prejuicios.

El artículo explica cómo el Doctor Carole Jenny llevó a cabo un estudio en Estados Unidos en el que se revisaron 269 casos de abuso sexual a niños. En solo dos, el agresor fue un adulto gay o lesbiana.

El texto explica que las investigaciones científicas efectuadas sobre este tema demuestran dos cosas. Primero, que no existe correlación alguna entre orientación sexual y pedofilia. Y segundo, que los homosexuales y los bisexuales no son más susceptibles de agredir a niños que los heterosexuales: “Acusar a los homosexuales de pedofilia es un prejuicio homófobo recurrente (…) Los miembros de las minorías discriminadas son frecuentemente acusados de ser una amenaza para los miembros más vulnerables de la mayoría discriminatoria”.

Homofobia y racismo

Mohamed Mbougar Sarr es el autor de la novela Des purs hommes (Hombres puros). El libro, que se desarrolla en Senegal, retrata una sociedad homófoba y racista que “acusa” al hombre blanco de haber llevado la homosexualidad al país africano. Creo que es una acusación insensata pues, en mi opinión, es evidente que la homosexualidad ha existido siempre en todas las épocas y todos los lugares.

Pienso que este libro es especialmente interesante porque refleja una situación algo absurda: no queda muy claro si la homofobia es usada aquí para justificar el racismo… O si el racismo es utilizado para justificar la homofobia.

Quizás los odios irracionales descritos en este texto sean solamente el reflejo del miedo a lo desconocido y a lo diferente. Unas buenas herramientas para combatir esos miedos son la educación y la cultura.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS