El primer tranvía moderno de Andalucía, en vía muerta por las deudas

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga debe 1,6 millones a la empresa explotadora de la infraestructura

El tranvía de Vélez-Málaga.
El tranvía de Vélez-Málaga.GARCÍA SANTOS

El primer tranvía moderno de Andalucía, inaugurado en octubre de 2006 en Vélez-Málaga, dejará de prestar servicio el próximo 31 de octubre, según anunció ayer el alcalde veleño, Francisco Delgado Bonilla (PP). El tren ligero, cuya infraestructura supuso una inversión de fondos europeos de 30 millones de euros en su primera fase, quedará en vía muerta después de que la Junta de Andalucía haya reiterado su negativa a financiar parte del coste de explotación, que genera un déficit de 800.000 euros anuales, dinero que por contrato le corresponde abonar al Ayuntamiento.

En la actualidad el consistorio adeuda unos 1,6 millones de euros a Travelsa, la empresa concesionaria del tranvía, formada por el gigante del transporte por carretera Alsa y la constructora malagueña Sando. Según los cálculos municipales, mantener abierto este medio de transporte con la actual tarifa técnica —la que tiene que recibir la concesionaria— de 1,82 euros supondría reservar una partida equivalente al 9% del presupuesto municipal, algo que Delgado Bonilla calificó de “insostenible”. El Ayuntamiento arrastra una deuda global de 110 millones de euros.

Los 23 trabajadores del tranvía regresarán a sus puestos de conductores de autobús municipal que ocupaban antes de inaugurarse la fallida infraestructura. El regidor veleño anunció que en los próximos días se va a acometer una reordenación del sistema de transporte público municipal para hacerlo “más eficiente”.

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS