Bárcenas: “Me parece kafkiano que me llamen a declarar el mismo día dos jueces”

Bárcenas se queja en una entrevista en televisión de la investigación de la Audiencia Nacional "Mi casa se ha convertido en un santuario donde la gente se para a hacerse fotos"

Luis Bárcenas, tras negarse a declarar.
Luis Bárcenas, tras negarse a declarar.Samuel Sánchez

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha dado la cara esta noche en una entrevista en la cadena de televisión Intereconomía (la segunda que ofrece, pero ahora con él en imagen) en la que ha ratificado que no va a declarar en la Audiencia Nacional ante "el sainete" en el que, ha dicho, se ha convertido la investigación de sus apuntes contables publicados por EL PAÍS. Bárcenas ha subrayado que le parece "kafkiano" que haya sido citado "a declarar el mismo día por el mismo caso con dos jueces", a pesar que fue su propio abogado el que pidió que Pablo Ruz y Javier Gómez Bermúdez le citaran el mismo día para declarar ante ellos de forma sucesiva.

Bárcenas ha sembrado dudas sobre la instrucción del caso Gürtel, de la que ha dicho que contiene "un cúmulo de irregularidades", entre las que ha citado la posible manipulación de pruebas. Pero sobre todo ha mostrado su enfado por la pugna entre Ruz y Gómez Bermúdez. "Esta parte de la investigación ya me parece kafkiana; el que yo tenga que declarar el mismo día por el mismo caso con dos jueces... yo voy si hace falta con dos, con tres, con cuatro o con los que haga falta pero todo esto me parece kafkiano".

El extesorero ha asegurado en los extractos ofrecidos por Intereconomía, que se reserva el grueso de la entrevista para el lunes, que ignora de qué se le acusa: "Ni el señor [Álvaro] Lapuerta [su antecesor en la tesorería del PP] ni yo sabemos de qué estamos imputados. Sabemos la existencia de los documentos de EL PAÍS pero no sabemos nada del delito que el señor Lapuerta y yo hemos cometido".

El periodista le ha interrogado sobre cómo se siente Bárcenas al encontrarse cada día una miríada de periodistas en la puerta de su casa de Madrid. "Es una situación muy incómoda el vivir con doce periodistas en la puerta de mi casa, que se ha convertido en un santuario donde los viandantes se paran para hacerse una foto; es complicado de llevar". Eso, además de otra cosa: "Tengo que reconocer que afortunadamente no me he encontrado con nadie que haya soltado un exabrupto, pero las miradas y el cuchicheo son permanentes" a su paso.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS