Silencio en la dirección federal, que deja el caso en manos del PSC

Rubalcaba no se plantea por el momento pedir a Zaragoza que abandone el escaño

Rubalcaba, a su llegada ayer a la Cadena Ser.
Rubalcaba, a su llegada ayer a la Cadena Ser.EMILIO NARANJO (EFE)

La dirección federal del PSOE no hizo ayer el menor comentario a la dimisión de José Zaragoza, que fue comunicada telefónicamente por el primer secretario del PSC, Pere Navarro, al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Un portavoz de la dirección federal se limitó a señalar que Zaragoza estaba en la ejecutiva de Rubalcaba en representación del PSC y que por tanto su dimisión es un asunto del PSC, y su puesto será ocupado por otro miembro del PSC. En la ejecutiva del PSOE, con cerca de 40 miembros, hay dos sillas para los socialistas catalanes.

Con el mismo argumento de que el asunto que ha llevado a la dimisión de Zaragoza —el presunto espionaje a un adversario político— compete al PSC, la dirección del PSOE no se plantea por el momento exigir a Zaragoza que abandone su escaño en el grupo socialista en el Congreso.

Rubalcaba había sido preguntado por el asunto por la mañana, en una entrevista en la cadena SER. Allí dijo que el espionaje siempre le parece “repugnante”, pero que había que esperar “a ver qué ha pasado”. “Si hay responsabilidades, [el PSC] tiene que adoptar decisiones”, afirmó.

Zaragoza ya tuvo que dejar su responsabilidad en la dirección del grupo parlamentario —no el escaño— el pasado febrero, cuando los 14 diputados del PSC rompieron la disciplina de voto en una votación sobre la consulta soberanista en Cataluña. Zaragoza y otros 12 socialistas catalanes apoyaron la consulta y Carme Chacón no votó, cuando la orden del grupo parlamentario era votar en contra. El PSC estuvo fuera de la dirección del grupo hasta julio: PSOE y PSC dieron entonces por zanjada la crisis y Francesc Vallès ocupó el puesto de Zaragoza, que siguió (como todos sus compañeros) de diputado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS