Los otros ‘cara a cara’ de la Unión Europea

Un repaso sobre cómo celebran los debates televisados en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido

Schulz y Juncker en un debate en una televisión alemana.
Schulz y Juncker en un debate en una televisión alemana. REUTERS

A diez días de la cita electoral con la Unión Europea, los sondeos revelan un final de campaña muy ajustado entre populares y socialistas europeos. A pesar de este empate técnico y de la caída de la participación que prevén las encuestas, la tradición de los debates en televisión —uno de los medios con mayor repercusión en la ciudadanía— no termina de implantarse en los Estados miembros. Los corresponsales de EL PAÍS en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido arrojan luz sobre las costumbres y particularidades de los cuatro países de mayor peso político en la Unión Europea.

Schulz y Juncker se la juegan en Alemania

Los alemanes podrán ver en televisión varios debates previos a las elecciones europeas, pero ninguno con protagonistas exclusivamente alemanes. La fórmula española de enfrentar a los dos cabezas de lista nacionales no se aplicará, entre otros motivos, porque los dos principales candidatos a presidir la Comisión Europea —el alemán socialdemócrata Martin Schulz y el luxemburgués popular Jean-Claude Juncker— se manejan a la perfección en la lengua de Goethe.

Schulz y Juncker ya se enfrentaron la semana pasada en un debate retransmitido por la cadena pública alemana ZDF y la austriaca ORF. Y volverán a hacerlo el próximo 20 de mayo en el primer canal de la televisión pública, ARD. Con una presencia tan asidua, Juncker deja claro la importancia del país más poblado de la UE y el que más diputados aporta a la Cámara de Estrasburgo. Pero el peso específico de Alemania no procede sólo de la demografía: las aspiraciones tanto de Schulz como de Juncker para obtener el cargo que ansían en Bruselas pasan necesariamente por el visto bueno de la canciller Angela Merkel.

Los debates con el luxemburgués dejan al candidato de la CDU, David McAllister, relegado a un papel secundario. Este político con doble nacionalidad germano-británica se tiene que conformar con aparecer en algunos de los numerosos talk-shows políticos que pueblan las ondas alemanas.

Marine Le Pen se opone a un debate con Martin Schulz

A diferencia de España, en Francia no hay una lista única por partido para todo el país, sino que existen ocho listas regionales. Lo más similar al debate de Cañete y Valenciano será el programa que organiza el principal canal público, France 2, el próximo 22 de mayo, para el que ha invitado a los líderes de los principales partidos, a pesar de que no todos son candidatos a las europeas.

El primer secretario socialista, Jean-Christophe Cambadélis, ha propuesto enviar en su lugar al candidato socialista europeo a la presidencia de la comisión, Martin Schulz, para mantener el debate en Europa y no reducirlo a una lectura nacional. La líder del partido de extrema derecha, el Frente Nacional, Marine Le Pen, había negado en un principio esta propuesta, pero finalmente ha manifestado estar dispuesta a hacerlo. El canal sigue cerrando la lista de invitados.

Italia explota la política

Los políticos italianos no rehúyen el debate. Al contrario, el Observatorio de Pavia, un organismo independiente vinculado a esta universidad, vigila el tiempo que pasan en las pantallas. En la televisión pública RAI no hay ningún debate previsto, si bien se retransmitirán esta noche el debate moderado por la italiana Monica Maggioni entre los cinco candidatos a presidir la Comisión Europea —Jean-Claude Juncker (Partido Popular Europeo), Martin Schulz (Partido Socialista Europeo), Guy Verhofstadt (Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa), Ska Keller (Partido Verde Europeo) y Alexis Tsipras (Partido de la Izquierda Europea)—, por la cadena RAINews24.

Esta misma cadena emite regularmente las llamadas tribune politiche, espacios de cinco minutos en los que los partidos políticos con al menos dos millones de electores hacen campaña. El Obervatorio de Pavia, fundado en 1994, denuncia los posibles desequilibrios en unos informes que envía a la Comisión parlamentaria de Vigilancia de la RAI.

Ni conservadores, ni laboristas atienden a debates televisados

Ni el partido conservador en el Gobierno en Reino Unido, encabezado por David Cameron, ni el partido laborista, liderado por Ed Miliband, han contemplado la posibilidad de participar en una mesa redonda televisada para discutir sobre Europa. En la presente campaña, solo se han celebrado dos debates entre el liberal demócrata Nick Clegg -uno de los pocos candidatos británicos nítidamente europeístas- y el jefe de filas de UKIP (Partido para la Independencia del Reino Unido), Nigel Farage, que defiende la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

La primera vez que se celebró un debate en televisión entre los candidatos en unas elecciones fue en las últimas generales de 2010. Fueron tres mesas redondas en las que participaron el laborista Gordon Brown, el conservador Cameron y el liberal demócrata Clegg, que se emitieron en tres cadenas diferentes, tanto en el sector público como en el privado —ITV, Sky y BBC—. Aún está en el aire si los líderes de los grandes partidos revivirán la experiencia del cara a cara en las elecciones legislativas del año que viene.

Con información de Luis Doncel, Ana Teruel, Pablo Ordaz y Patricia Tubella.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS