Pablo Iglesias intenta fichar sin éxito en Podemos al juez Castro

El líder de la formacion emergente llamó por teléfono al magistrado del 'caso Nóos' para ofrecerle un lugar en la candidatura por Baleares para el 20-D

El juez José Castro, en una imagen de archivo.
El juez José Castro, en una imagen de archivo. EL PAÍS

Fue un intento de fichaje de última hora y resultó infructuoso para Pablo Iglesias, que no logró implicar al juez José Castro en la aventura electoral de Podemos. El líder de la formación emergente llamó por teléfono el viernes día 6 de noviembre por la noche al juez instructor del 'caso Nóos' y le ofreció un lugar destacado en sus candidaturas por Baleares para el 20-D.

Más información
El Poder Judicial avala que el juez Castro retrase su retiro hasta los 72
El primer militar de la cúpula que prometió y no juró su cargo

El juez Castro, ajeno al activismo público y que no milita en ninguna asociación profesional, atendió las explicaciones políticas, rechazó cortésmente la invitación y expuso rotundamente sus razones. El portal Infolibre ha divulgado la existencia de estos contactos. Tras la incorporación estelar del exgeneral jefe de Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez, la entrada en las listas del juez Castro hubiera sido un nuevo golpe de efecto.

Desde el entorno del juez —que ha recibido en los últimos meses ésta y otras propuestas políticas y profesionales— aseguran que Iglesias fue insistente, agradable y persuasivo, pero que en ningún momento el magistrado contempló la posibilidad de dar el salto a la política.

La negativa fue directa. El juez, experto en interrogar y lograr ahondar en los relatos de los implicados en los casos que instruye, dribló al muy dialéctico Pablo Iglesias. Castro recalcó que no se entendería que ahora fuese incongruente, que abandonara el juzgado de Palma y su función después de que reclamase la prórroga de su jubilación desde los 70 que cumple el 20 de diciembre —precisamente el día de las elecciones— hasta los 72 años. El Consejo General del Poder Judicial le ha concedido el aplazamiento de la jubilación, tras una negativa inicial, por los cambios legales habidos.

Tras el no inicial, Pablo Iglesias solicitó al juez que, en todo caso, se lo pensara a lo largo del fin de semana. El lunes, a primera hora José Castro tomó el teléfono, llamó a Iglesias y le reiteró la negativa, tras manifestarse honrado y agradecido por la invitación. Izquierda Unida, extraparlamentaria en Baleares, contempló también formularle una propuesta parecida al juez Castro. El líder de Podemos se ha referido este miércoles a la conversación con Castro. "Me dijo: 'Hubiera sido un honor, pero me queda un trabajo que hacer como juez'. Solo pude sentir mi admiración por alguien que pone su trabajo por encima de lo que hubiera implicado que nos ayudara".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS