El exsecretario de la Infanta debilita la tesis de Urdangarin

"A veces me consultaban cosas a nivel privado y unas veces me hacían caso y otras no", ha explicado García Revenga en su declaración como testigo

Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

Carlos García Revenga, el exsecretario de la infanta Cristina, se desvinculó este miércoles de las actividades empresariales de Iñaki Urdangarin y negó que informase de las mismas a la Casa del Rey. Su testimonio debilita la defensa de Urdangarin y su socio Diego Torres, que sostienen que la gestión de Nóos estuvo supervisada por La Zarzuela. Revenga sí admitió que aceptó ser tesorero del instituto para evitar “que se pusiese” a Cristina de Borbón en un puesto relevante.

Más información
La investigación a Manos Limpias no afecta al juicio contra la Infanta
Garzón, Colau, el 15-M o Atutxa, en la mira de Manos Limpias
Pineda dijo que la abogada de Nóos “plegaría velas” contra la Infanta
Barberá orientó a Urdangarin para lograr financiar el Valencia Summit

El juicio del caso Nóos avanza a sobresaltos, muchas veces con la mirada más atenta a las cosas que suceden fuera de la sala que a las que suceden dentro, tal y como se quejó la presidenta del tribunal, Samantha Romero. Este miércoles fue un día de esos.

La 35ª sesión se inició con la petición del letrado de Diego Torres de que se expulse del proceso al sindicato Manos Limpias, que ejerce la acusación popular contra la hermana del Rey, tras la detención de su presidente, Miguel Bernad, por montar una supuesta trama de extorsión. Y terminó de la misma manera, con argumentos cruzados y reproches sobre la legitimidad de Manos Limpias y su letrada Virginia López Negrete para continuar en el proceso.

En medio de la polémica, Carlos García Revenga aprovechó su declaración como testigo para abandonar toda complicidad pasada con el marido de la Infanta y con las actividades empresariales de Urdangarin y su socio.

Relación de amistad

El que fuera asesor de la Infanta reconoció que tuvo una relación de amistad con el matrimonio, que fue más allá de las cuestiones protocolarias, pero en las que nunca implicó a la Casa del Rey. “A veces me consultaban cosas a nivel privado y unas veces me hacían caso y otras no”, dijo García Revenga, quien aseguró que nunca informó a sus superiores de las actividades particulares de Urdangarin y Cristina de Borbón.

García Revenga explicó que aceptó entrar como tesorero del Instituto Nóos porque Urdangarin se lo pidió y para él fue “suficiente garantía” la presencia del entonces duque de Palma, su esposa y su socio Diego Torres. “No tenía responsabilidad y tampoco me pidieron nunca nada”, relató García Revenga, que aseguró que abandonó en 2006 Nóos por la misma razón por la que entró: porque se lo pidió Urdangarin. “Una de las cosas que he hecho toda mi vida en la Casa es que yo nunca pregunto si no me dicen”, se justificó.

García Revenga, que fue secretario de las infantas entre 1993 y 2015, se quejó también de que el entonces jefe de la Casa del Rey Alberto Aza no le informó de las gestiones realizadas para que Urdangarin se desvinculase de Nóos. “No sé por qué, pero Alberto Aza no tenía puesta su confianza en mí y no teníamos una relación fluida”, prosiguió, “Me imagino que Aza recibiría las informaciones pertinentes y habló con José Manuel Romero [conde de Fontao y asesor real]. Yo de todas esas cosas no me he enterado”.

Tampoco aclaró Revenga el papel de la Infanta en la firma Aizoon, participada al 50% con su marido y por lo que se sienta en el banquillo como supuesta cooperadora en un fraude fiscal. “No tengo ni idea”, respondió.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS