Cae una banda de ‘cocineros’ de coca y heroína en el sur de Pontevedra

Los 11 detenidos contaban con un laboratorio para envasar la droga en la localidad de Tomiño

Agentes de la Guardia Civil, en el lugar donde se halló el laboratorio.
Agentes de la Guardia Civil, en el lugar donde se halló el laboratorio.

Una organización dedicada a la distribución y venta de cocaína y heroína en Galicia ha sido desarticulada en las últimas horas en el sur de Pontevedra en una importante operación de la Guardia Civil, todavía abierta, en la que se ha desmantelado un laboratorio para la producción de estas sustancias en la localidad de Tomiño, el más importante descubierto en la comunidad gallega a redes de vendedores.

Más información
El sur de Galicia encadena el tercer alijo de heroína en cinco meses
Cae una red con un laboratorio a gran escala de corte de heroína de Turquía
El puerto de Róterdam, el origen de la heroína que llega a España

En esta operación han sido detenidas, hasta el momento, 11 personas en distintas localidades del sur de la provincia como Tomiño, Oia, Mos y Vigo, y se han intervenido 11,5 kilos de cocaína y más de medio kilo de heroína, cuyo valor en el mercado negro hubiera alcanzado el medio millón de euros.

El laboratorio fue descubierto en una de las casas de los detenidos en Tomiño (comarca del Baixo Miño y fronteriza con Portugal). En su interior se localizaron sustancias para la adulteración de los estupefacientes, principalmente acetona, además de básculas de precisión para el pesaje de la mercancía, así como de molinillos, rodillos y prensas con sellos para el envasado y almacenaje de la droga en paquetes de un kilogramo.

En el operativo (en el que participaron agentes antidroga de la policía nacional y Aduanas) se incautaron de cinco armas cortas de diferentes calibres, una escopeta y dos pistolas detonadoras. Tres de las armas intervenidas se encontraban municionadas y dispuestas para hacer fuego, “lo cual pone en evidencia que estamos ante una organización potencialmente peligrosa”, indicaron fuentes del Ministerio de Interior.

De hecho, durante los registros se produjo un incidente entre la Guardia Civil y uno de los detenidos en Oia, que tuvo que ser reducido por los agentes cuando trató de hacerle frente a la comitiva judicial empuñando una pistola, según informaron fuentes de la investigación.

Por el dinero intervenido en los domicilios de los detenidos, unos 100.000 euros en efectivo, la cantidad de documentación, el material informático que utilizaban y los cuatro vehículos de gama alta que empleaban para desplazarse, los investigadores deducen que el volumen de las transacciones de droga que realizaba el grupo era muy importante y operaba en toda la comunidad gallega.

Las investigaciones arrancaron hace seis meses y han estado coordinadas por el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Tui, que ordenó los arrestos y registros que de forma simultánea se realizaron durante el miércoles.

En la operación llamada Lignito intervinieron medio centenar de agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Pontevedra, además de efectivos de la Unidad Operativa de Vigo del Servicio de Vigilancia Aduanera, con la participación del grupo antidroga Greco-Galicia de la Policía Nacional y el apoyo de otras unidades especializadas en la detección de estupefacientes de las comandancias de la Guardia Civil de Pontevedra y Lugo.

Los detenidos pasarán este viernes a disposición del juzgado de Tui. Se les imputan delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, atentado contra los agentes de la autoridad, estafa y falsedad documental.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS