El partido Izquierda Castellana impulsa Rodea el Congreso

Elena Martínez, dirigente de la formación pucelana en Madrid y asistente de EH Bildu en el Congreso, y Alberto Torre, de movimientos antifascistas, firman la convocatoria

Manifestación Rodea el Congreso celebrada en septiembre de 2012.
Manifestación Rodea el Congreso celebrada en septiembre de 2012. Gorka Lejarcegi

Dos formaciones de extrema izquierda y corte nacionalista, Izquierda Castellana y EH Bildu, están detrás de la convocatoria de la manifestación Rodea el Congreso por parte de la Coordinadora 25-S, surgida de la protesta del 25 de septiembre del 2012. La comunicación para realizar la protesta este 29 de octubre, coincidiendo con la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, la firman Elena Martínez, líder de la formación pucelana en Madrid y asistente de los abertzales en el Congreso, y Alberto Torre, ligado a movimientos antifascistas y conocido en la Delegación del Gobierno por pedir permisos para otras movilizaciones.

La Delegación del Gobierno de Madrid autorizó ayer la manifestación, para la que se calcula —a falta de una reunión que perfilará hoy el dispositivo previsto— que cerca de 1.200 policías blindarán el Congreso. El 26 de octubre llegó la comunicación de la protesta, “por la vía de trámite de urgencia”, en la que Elena Martínez López y Alberto Albino Torre Barciela informaban de “la celebración de una manifestación para el sábado, 29 de octubre de 2016 que transcurrirá desde Neptuno a la Puerta del Sol, siendo el recorrido detallado el siguiente: Plaza de Neptuno, Paseo del Prado, Plaza de Cibeles, calle de Alcalá y Puerta del Sol. El horario de la manifestación será entre las 17.30 hasta las 21.00 con el lema: “Ante el golpe de la mafia, democracia”. Los organizadores estiman que acudirán 10.000 personas.

Más información
Autorizada la protesta Rodea el Congreso del sábado por la investidura
Choques entre la policía y los grupos que querían rodear el Congreso

Justifican la premura “por no conocer la hora y el día de la celebración de la segunda votación de la sesión de investidura” de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno hasta entonces. Aseguran que el motivo de la manifestación es “el proceso, tal y como se está llevando a cabo en esta ocasión, de elección de presidente”. “Estamos convencidos de que un amplísimo sector de la sociedad rechaza el proceso actual de elección por todas las circunstancias de escándalos de corrupción, imposiciones de cambio de líderes en algunos partidos de los que van a participar en esta elección...”, añaden.

IU se suma y Podemos simpatiza

P.O.D.

Tanto Izquierda Unida como Podemos han mostrado su simpatía hacia la convocatoria de la Coordinadora 25-S para bordear el Congreso el próximo 29 de octubre, al tiempo que se inviste presidente del Gobierno a Mariano Rajoy. El partido de Alberto Garzón ha manifestado a través de Twitter que se adhiere oficialmente a esa movilización. Y el propio Garzón ha dicho públicamente que acudirá a la misma.

Por su parte, los líderes de Podemos han mostrado una actitud más tibia y dividida. Pablo Iglesias mostró su simpatía con la movilización y apeló a los “derechos civiles” de los diputados para saludar a los manifestantes esa tarde. El sector más próximo a Íñigo Errejón también la apoya, pero lleva semanas haciendo hincapié en la importancia de la oposición dentro del Parlamento. Conclusión: esperarán a ver cómo se desarrolla para “acercarse” hasta la Puerta del Sol tras la votación.

Tanto Martínez como Torre, firman como “representantes de los organizadores de la manifestación”. “Se decidió que fuésemos nosotros los convocantes el pasado domingo en la asamblea”, asegura Torre, que sostiene que es miembro de la Coordinadora 25-S desde sus orígenes y pertenece a la asociación de personas sin techo —“totalmente legal”—, entre otros movimientos. En los ficheros policiales aparece detenido en una ocasión por un supuesto intento de quemar un cajero automático. “Estuve detenido y fui liberado sin cargos”, reconoce. “Me acusaron de tentativa de incendio, pero no pudieron demostrarlo, no tenía ningún sentido, en realidad solo querían impedir que acudiese a otra manifestación, y lo consiguieron”.

Ella es una vieja conocida de la policía, ya que fue “identificada” en otras convocatorias similares como la persona que supuestamente “facilitaba información a la gente que protestaba fuera del Congreso para que se llevasen a cabo los escraches contra los diputados a la salida, les decía por donde iban a ir y les esperaban”, apuntan fuentes policiales.

En los boletines del Congreso aparece como asistente de EH Bildu en el Grupo Mixto. Fuentes ligadas a las fuerzas de seguridad del Estado la consideran la líder de Izquierda Castellana en Madrid, la formación de “izquierda soberanista” nacida en Valladolid y liderada por la recientemente fallecida Doris Benegas y su pareja, Luis Ocampo Pereira. Tiene representación en distintas comunidades autónomas —como Cantabria, Castilla-León, Madrid, La Rioja y Castilla-La Mancha— y cuenta con un beligerante movimiento juvenil llamado Yesca, heredero de las Juventudes Castellanas Revolucionarias (JCR).

Las mismas fuentes relacionan a Elena Martínez con Julen Larrinaga Martín, un hombre vinculado a ETA, que según las hemerotecas fue condenado a prisión en 2008 “por un delito de integración en organización terrorista” como uno de los responsables de las Gestoras Pro Amnistía y salió de prisión en febrero de 2014. Entienden que esa relación es la que ha derivado en que Martínez haya acabado en la “asesoría” a EH Bildu en el Congreso.

Un número secreto

En la Coordinadora 25-S, formada por personas pertenecientes "a movimientos y formaciones variadas", se resisten a decir cuántos miembros son. “Partimos de la idea de que vivimos bajo el régimen del 78, en una falsa democracia instaurada sobre una monarquía heredada de la dictadura y queremos propiciar un nuevo proceso constituyente, necesario para cambiar el sistema”, explica Torre.

El resultado de ese planteamiento es un manifiesto: “No a la investidura ilegítima”. En él justifican su movilización porque “la posibilidad de un Gobierno alternativo al del PP ha provocado los movimientos de la oligarquía, en Ferraz primero y en el Congreso después”. El objetivo es el mismo que cuando el PSOE se alió con el PP para la reforma del artículo 135 de la Constitución: blindar el régimen del 78 ahora que se tambalea”. Y concluyen: “Debemos demostrar que su régimen es pasado y que solo nosotros podemos construir futuro. Frente a su Congreso vacío de democracia oponemos nuestras plazas llenas de lucha”. 

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS