Urkullu pide más competencias a Rajoy para apoyar otro presupuesto

El presidente vasco reclama el régimen económico de la Seguridad Social y Prisiones

Mariano Rajoy saluda a Íñigo Urkullu durante la visita de este último a la Moncloa en 2013.
Mariano Rajoy saluda a Íñigo Urkullu durante la visita de este último a la Moncloa en 2013.Luis Sevillano

Iñigo Urkullu está interesado en mantener viva la recuperada relación con Mariano Rajoy. El lehendakari solicitó hace un mes por carta una nueva reunión con Rajoy, tras el encuentro que habían mantenido ambos en marzo. La cita se produjo finalmente el pasado jueves en La Moncloa, al día siguiente de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el consejero vasco, Pedro Azpiazu, firmaran en Madrid el acuerdo para la ratificación de la Ley Quinquenal del Cupo, que determina una aportación anual de 1.300 millones de euros como contribución del ejecutivo vasco a los gastos estatales hasta 2021. Ese día, Urkullu se entrevistó también con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el objetivo de aclarar conceptos sobre el futuro del cupo vasco.

Más información

Urkullu planteó a Rajoy, según fuentes de la Lehendakaritza, la lista de transferencias pendientes a su comunidad como condición para comenzar a abordar el hipotético apoyo de los cinco diputados del PNV a los presupuestos de 2018.

El presidente vasco reclama en primer lugar la transferencia del régimen económico de la Seguridad Social, pero dejó claro a Rajoy que no pretendía romper de este modo la caja única, condición que tanto el PP como el PSOE consideran innegociable. El Gobierno vasco reclama exclusivamente las competencias de gestión, como por ejemplo las ventanillas para el pago de las pensiones.

En una segunda exigencia, el lehendakari planteó a Rajoy que se cumpla ya la transferencia de la competencia en Prisiones. En el entorno de Urkullu aclaran que ahí se pide solo la gestión de los centros penitenciarios. Todo lo referente a un posible acercamiento o mejora de las condiciones de los presos de ETA seguiría dependiendo bien del Gobierno central bien de los jueces encargados de vigilancia penitenciaria.

Urkullu sí pidió a Rajoy, en previsión de que en los próximos meses se materialice la disolución de la organización terrorista ETA, que facilite cuanto antes el acercamiento al País Vasco de los presos de esa organización y la normalización de su situación penitenciaria. Es decir, que se les aplique la legislación común como al resto de la población reclusa.

El desafío catalán

El desafío independentista catalán ocupó parte del guion de la reunión. El lehendakari demandó a Rajoy que impulsara cuanto antes la apertura de un diálogo sobre el modelo territorial de España, aunque no especificó el método para llevar a cabo este propósito. Urkullu recela de la propuesta de reforma constitucional impulsada desde el PSOE, por el temor a que, una vez abierto ese camino, se corra el riesgo de cuestionar el Concierto Económico del País Vasco. Ciudadanos ha sido desde sus comienzos una de las formaciones más beligerantes contra este modelo económico, al considerar que rompe el principio de igualdad financiera de todas las comunidades autónomas.

Ante todas estas peticiones, según las mismas fuentes del Gobierno vasco, Rajoy no ofreció ninguna respuesta y se habría limitado a escucharlas. En La Moncloa, de hecho, no quisieron ayer ni confirmar ni desmentir que el encuentro había tenido lugar ni el contenido del mismo. Fuentes gubernamentales sí precisaron que la charla sobre las competencias pendientes debía desligarse de la futura negociación para los presupuestos. Rajoy y Urkullu han conseguido retomar un diálogo fluido y cordial tras años de desencuentros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción