Liberado uno de los dos milicianos españoles presos en Kurdistán iraquí

Doctor Delil fue detenido en agosto cuando iba unirse a una milicia que luchaba contra el ISIS

Simón en la imagen de su cuenta de WhatsApp.
Simón en la imagen de su cuenta de WhatsApp.

Uno de los dos milicianos españoles detenidos en el Kurdistán iraquí desde el pasado agosto ha sido liberado este domingo como resultado de las gestiones llevadas a cabo por la Embajada de España en Bagdad. El brigadista, que se hace llamar Doctor Delil, fue interceptado por la seguridad kurda cuando iba a reincorporarse a una milicia que luchaba contra Estado Islámico (ISIS) en la frontera entre Irak y Siria. Todo parece indicar que el segundo preso, conocido como Agir, también quedará en libertad en los próximos días, según fuentes diplomáticas españolas que evitan confirmar la identidad de los afectados.

“La liberación [de Doctor Delil] se ha retrasado debido a las contradicciones y mentiras en que ha incurrido durante la investigación”, asegura una fuente kurda conocedora del caso.

Los servicios secretos kurdos le detuvieron junto a otro español que se identificaba como Robin, en Zajo, el sábado 23 de agosto, cuando ambos regresaban de España para reincorporarse a la milicia Unidades de Protección de Sinjar (YBS, en sus siglas kurdas). Tras ser inicialmente encarcelados en esa ciudad kurda fueron trasladados a un centro de detención de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, donde coincidieron con Agir. Este onubense había sido detenido una semana antes cuando intentaba volver a España, después de haber sido expulsado del grupo armado. A finales de septiembre, Robin fue liberado por motivos de salud.

En una entrevista con EL PAÍS por aquellas fechas, Simón, otro de los españoles atraídos por el combate contra el ISIS, describió a Doctor Delil, como “un médico militar con experiencia en Afganistán, Kosovo e Irak con el Ejército español”. Al parecer trabajaba en el hospital que las YBS tenían en la zona y que atendía tanto a militares, como civiles locales y refugiados. “Ha salvado muchas vidas y aquí le consideran un héroe”, aseguraba Simón.

Sin embargo, su alistamiento en una milicia extranjera resulta altamente controvertido desde el punto de vista legal. Aunque el centenar de españoles que han dado un paso similar se consideran a sí mismos voluntarios (“no somos mercenarios porque no cobramos”, explicaba Simón), ni las autoridades españolas ni las iraquíes dan respaldo a ese tipo actividad.

Las fuerzas de seguridad kurdas han detenido a numerosos extranjeros alistados en milicias que combaten contra el ISIS. En la mayoría de los casos, tras cinco o seis días de investigación, les enviaban ante el juez que decretaba su expulsión. No está claro qué ha sucedido con los tres españoles, cuya detención ha coincidido con un momento de turbulencia política por el referéndum de Kurdistán. La prolongación de su arresto llevó a Agir y Doctor Delil a declararse en huelga de hambre hace unos días.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS