Ciudadanos salva la alcaldía de León para el PP a costa de la dimisión del edil imputado en el caso Enredadera

El partido de Rivera anuncia una comisión de investigación sobre la implicación del alcalde en la trama corrupta y se desmarca de la moción de censura que suscribe toda la oposición

El alcalde de León, Antonio Silván, este martes en el Ayuntamiento.
El alcalde de León, Antonio Silván, este martes en el Ayuntamiento.J. Casares (EFE)

Ciudadanos ha dado este martes un balón de oxígeno al alcalde de León, el popular Antonio Silván, miembro de la recién creada ejecutiva de Pablo Casado, que depende de esta formación para frenar una moción de censura respaldada por el resto de grupos de oposición (PSOE, León en Común, León Despierta y UPL). Silván, que aparece en grabaciones realizadas por la UDEF el otoño pasado incorporadas al caso Enredadera sobre amaños en sistemas de gestión de tráfico en municipios de diversas comunidades, pero que no ha sido de momento imputado, ya se había enrocado en el cargo el jueves pasado cuando trascendió el contenido de las grabaciones. Ahora ha salvado su cargo entregando la cabeza de su número tres, José María López Benito, quien sí está investigado en la misma operación.

Esta era la estrategia de los de Rivera que han repetido en León el esquema utilizado en Murcia o en Madrid: mantener al PP al frente de la institución y convocar una comisión de investigación imponiendo la condición de la dimisión del imputado. Este martes se ha cumplido el guion. López Benito no ha necesitado siquiera las 24 horas ofrecidas por Ciudadanos para renunciar al cargo.

Más información
La corrupción que no cesa
El PSOE sobrepasa su código ético y endurece su criterio contra la corrupción

El concejal dimisionario compareció ante los periodistas al término del pleno destacando que su dimisión se produce “para no ser la coartada” de Ciudadanos para apoyar la moción de que arrebataría la alcaldía al PP.

Su anuncio ha sido contabilizado como un éxito propio por el partido naranja. Aunque precisando que la dimisión “llega tarde y a regañadientes”, la portavoz de este grupo en el Ayuntamiento, Gemma Villarroel, la ha atribuido a la “posición inflexible de Ciudadanos” que, sostiene, “acaba imponiéndose al inmovilismo del PP y a la esterilidad política de un PSOE cuyo único papel es estar siempre al lado de la protesta”.

Villarroel ha justificado su postura contraria a la moción de censura destacando que su formación no se debe a “las ansias individuales del portavoz socialista sino al derecho de los leoneses de conocer en profundidad los compradeos del alcalde con la trama corrupta”. Por lo que destaca que es necesaria la comisión de investigación “independientemente de las prisas por pillar un sillón que apremian a quienes llevan 32 de los 40 años de democracia esperando a gobernar León”.

La portavoz del partido de Rivera en el Ayuntamiento de León ha evidenciado, no obstante, sus dudas sobre la honradez política del regidor a quien ha recordado que debe asumir el pacto firmado en 2015 por el que cualquier imputado por corrupción política debe dimitir y, puntualiza, “puede que ese momento está cerca para el señor alcalde”. “Desde luego esperamos que no se acoja a su condición de aforado en las Cortes para depurar su responsabilidad llegado el caso”, advirtió tras precisar que en el pleno Silván “se ha escondido y no ha contestado a nada”.

El alcalde mantuvo el mismo discurso que cuando trascendieron las grabaciones en las que se le identifica informando al principal imputado en esta causa (el empresario José Luis Ulibarri, ahora en prisión provisional) del desarrollo de una mesa de contratación para la adjudicación de servicios. Entonces, Silván aseguró que no había cometido ningún delito que le conminase a dimitir. “Jamás he sido investigado. Habrán podido grabar mil conversaciones , pero ninguna con trato de favor”, sentenció.

La operación encaminada a mantener al PP en la alcaldía se presenta complicada. A las grabaciones que implicarían al alcalde se suma, según han recogido diversos medios, la sospecha de la Fiscalía de que el primer teniente de alcalde, Fernando Salguero, el recambio natural de Silván, “reveló información reservada” a la trama tras una reunión opaca en el Ayuntamiento. Salguero ha respondido a través de su abogado destacando que “no ha tenido conchabeos” de ningún tipo a no ser que ofrecer un trato afable pueda así ser considerado”, que nunca ha podido salir nadie de su despacho “con la creencia de haber conseguido algo ilícito” y que no es responsable “de conversaciones que terceros hayan tenido entre sí, producto, podría ser, de fabulaciones interesadas”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS