Cataluña y el ‘procés’ contaminan la precampaña andaluza

PP y Ciudadanos tratan de relacionar las políticas de Susana Díaz con las decisiones del Gobierno de Pedro Sánchez. Los socialistas les reprochan que no hablen de los problemas de la comunidad

El presidente del PP, Pablo Casado, durante un acto de Nuevas Generaciones celebrado este domingo en Sevilla.Vídeo: PACO PUENTES / EFE

“Mi tierra no merece la inestabilidad que hay en el resto de España”. Con estas palabras, Susana Díaz explicó el pasado 8 de octubre los motivos por los que fijaba las elecciones a la Junta de Andalucía para el próximo 2 de diciembre, meses antes del término oficial de la legislatura. La presidenta andaluza quería centrar el debate electoral en temas vinculados directamente con la comunidad autónoma, alejándolos todo lo posible de la crisis catalana o del debate de los Presupuestos Generales. La precampaña ha propiciado el desembarco de los líderes nacionales, especialmente intenso este puente, en el que el presidente del PP, Pablo Casado, y la portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, no se han movido de la región. Cataluña y el Gobierno de Pedro Sánchez han acaparado buena parte de sus mensajes. Ambos han centrado sus discursos, casi exclusivamente, en la actualidad del procés, buscando deliberadamente identificar las políticas de Sánchez con las de Díaz.

Más información
Díaz convoca elecciones para evitar el desgaste del PSOE y la inestabilidad
Casado sitúa al PP como único partido alternativo a la
Casado se distancia de Cospedal: “Mi único compromiso es con los afiliados”
El PP asegura que el único “preso político” en España es Pedro Sánchez

“A Díaz no le gusta que aquí hablemos de política nacional. Le gusta fingir que Pedro Sánchez viene a pasearse a San Telmo, pero que él no tiene nada que ver con Andalucía, cuando la realidad es que votar a Díaz es entregarle las llaves del Gobierno de esta tierra a Pedro Sánchez", ha señalado este domingo Casado en un acto en Sevilla con las Nuevas Generaciones del partido. "Es imposible que se pueda deslindar lo que pasa en Madrid de Andalucía", ha insistido, reiterando la línea argumental que el viernes desarrolló en Málaga. "Díaz no quiere que se hable de España para que los andaluces no sepan que sus votos en el Congreso y en el Senado son utilizados por Pedro Sánchez para contentar a independentistas, batasunos y a Podemos", afirmó el dirigente conservador entonces. Un día después y en la misma ciudad, Arrimadas aseguraba que, si la presidenta andaluza quiere “defender los intereses de los andaluces, no puede estar callada mientras los Presupuestos de España se negocian en la cárcel con Junqueras".

El propio candidato del PP a la Junta, Juan Manuel Moreno, busca también desgastar a su rival socialista aludiendo a la relación del Gobierno de España con los partidos independentistas."Su único lema y proyecto es que no ataquen a Andalucía, pero no le he escuchado ni una sola palabra sobre si está de acuerdo con lo que hace su presidente en España", ha dicho en el mismo acto en el que ha intervenido Casado, a pocos metros del palacio de San Telmo, la sede del Ejecutivo andaluz.

Fuentes cercanas la dirigente del PSOE aseguran que la presidenta no está preocupada por el hecho de que la crispación de la política nacional, especialmente los movimientos del Gobierno en relación con los independentistas, puedan afectar a su campaña o restarle apoyos del electorado del PSOE más conservador. “Su discurso respecto a Cataluña siempre ha sido muy firme, nunca ha variado y no va a cambiar”, sostienen. Díaz en particular, pero también el Gobierno andaluz, se mostraron muy duros con el president de la Generalitat, Quim Torra, tras los incidentes del pasado 1 de octubre, llegando a llamarle “hooligan e irresponsable”, y tampoco ocultó su malestar por la visita en la cárcel del líder de Podemos, Pablo Iglesias, a Oriol Junqueras para abordar los Presupuestos.

Díaz y otros dirigentes del PSOE andaluz han reiterado estos días al resto de formaciones políticas que se centren en hablar de la comunidad autónoma. “Les pido que hablen también de Andalucía, porque además de sus problemas nacionales y cuestiones que afecten a otros lugares de España estamos en una campaña autonómica", reclamó la presidenta el pasado sábado en Chucena (Huelva). Un día antes, el vicepresidente y número uno del PSOE por Cádiz, Manuel Jiménez Barrios, reprochó a las formaciones que desde que se inició la precampaña no hayan realizado “propuestas para Andalucía”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Susana Díaz, con la alcaldesa de Chucena (Huelva), Encarna Castellano, en la feria del vino que se celebra en el municipio onubense.
Susana Díaz, con la alcaldesa de Chucena (Huelva), Encarna Castellano, en la feria del vino que se celebra en el municipio onubense.Julián Pérez (EFE)

Paralelamente a las elecciones, las noticias a nivel nacional no paran de sucederse y algunas, como los encuentros entre la ex secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, y el comisario jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, también tienen una derivada andaluza. El marido de la diputada popular pidió al expolicía que hiciera un informe sobre Javier Arenas, el artífice del PP andaluz; Casado ofreció las primeras y únicas declaraciones sobre el escándalo en Huelva y dos de los cabezas de lista para el Parlamento andaluz impuestos por el presidente de la formación conservadora para apuntalar su estrategia en la Cámara regional tras el 2-D, Juan Ignacio Zoido, en Sevilla, y José Antonio Nieto, en Córdoba, forman parte del núcleo más íntimo de Cospedal.

La propia Díaz se refirió a las grabaciones el sábado: “Esto de los últimos días de unos que se espían a otros y se hacen Opas hostiles de un candidato u otro. Si eso se lo hacen entre ellos, qué no van a hacernos a los demás, a los andaluces". Los dirigentes nacionales están volcados en una precampaña que ya se agota y desde Andalucía ofrecen titulares también para el resto de España. En la antesala de las elecciones todo es susceptible de entenderse con acento andaluz.

La importancia de elegir dónde se come en campaña

Después de un puente plagado de actos electorales, un político necesita un respiro. Pablo Casado ha compartido en Instagram su comida con el candidato a la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y sus respectivas familias en un McDonald´s de Sevilla. "Días maravillosos los que hemos pasado en #Andalucía rodeado de mi familia y de buenos amigos. Seguimos trabajando por esta tierra, a la que queremos porque nos importa su futuro y el bienestar de los andaluces", escribía el presidente del PP en la red social.

Pero en campaña, un político también debe de saber que incluso los momentos de descanso son escrutados milimétricamente, máxime cuando se comparten ante cientos de seguidores. A los potenciales votantes andaluces no les ha gustado que el dirigente popular eligiera una cadena estadounidense de comida rápida para almorzar, y los comentarios criticando que no consumiera productos de la tierra y que optara por una franquicia extranjera no se han hecho esperar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS