Prisión permanente para el descuartizador de Pioz

Patrick Nogueira escucha el dictamen de la juez por videoconferencia desde la cárcel

Patrick Nogueira, durante el juicio.Foto: atlas | Vídeo: Pepe Zamora (EFE) / ATLAS

Todo el peso del Código Penal ha caído sobre Patrick Nogueira, el asesino confeso de Pioz que mató y descuartizó a sus tíos y primos en 2016. La juez María Elena Mayor ha leído este jueves la sentencia contra el joven de 22 años, al que condena por cuatro delitos de asesinato. Por ellos, le impone tres penas de prisión permanente y una cuarta de 25 años de cárcel. La magistrada toma esta decisión después de que el jurado lo considerase culpable hace dos semanas y rechazase que sufra un daño cerebral que lo empujó a cometer el crimen, como alega su defensa.

Nogueira ha dejado atrás las camisas, las gafas de pasta y el perfecto afeitado que lució durante los seis días del juicio. Considerado ya culpable desde hace dos semanas por los nueve miembros del jurado, el brasileño ha seguido este jueves la lectura de la sentencia por videoconferencia desde la cárcel de Estremera (Madrid). Sin lentes, con algo de barba y ataviado con una sudadera, el descuartizador confeso ha escuchado cómo la magistrada detallaba su castigo. Tres penas de prisión permanente revisable: dos por la muerte de los dos menores y otra por la de un adulto, al tratarse de un asesinato múltiple —es la primera vez que se aplica por este motivo—. Además, se dicta una pena de 25 años de cárcel por el asesinato del adulto restante.

Más información
El jurado considera culpable al descuartizador de Pioz
Los whatsapps del asesino de Pioz: “Ahora llega el mejor momento: el descuartizamiento”
Las múltiples caras del descuartizador de Pioz

La sentencia cumple así las expectativas de la fiscalía y las acusaciones particulares, que habían solicitado a la juez que impusiera al acusado la pena más dura prevista en el Código Penal. Es la quinta prisión permanente revisable que se impone en España. Y se hace por un crimen que conmocionó a Pioz, un municipio de Guadalajara de apenas 3.500 habitantes, en el verano de 2016.

El jurado consideró probado que, el 17 de agosto de ese año, Nogueira se dirigió hasta el chalé donde vivían sus tíos Marcos y Janaína, y sus primos María Carolina y David, de cuatro y un año, respectivamente. Al llegar, solo se encontraban en casa su tía y los dos pequeños, a los que apuñaló en el cuello tras almorzar. Primero acabó con la vida de la mujer en la cocina en presencia de sus dos hijos. "Aumentando, con ello, el sufrimiento de los niños, que gritaron, se abrazaron y quedaron paralizados por el miedo", ha destacado este jueves la juez. A continuación, los mató.

Después, aguardó durante horas a que volviera su tío Marcos del trabajo. Cuando este regresó, se encontró al joven en el patio y conversaron durante unos minutos, antes de entrar en la casa. Y, nada más atravesar la puerta, el asesino lo acuchilló. Un cuádruple asesinato que narró en directo por Whatsapp a su amigo Marvin, de Brasil. Le contó y le mostró con imágenes cómo descuartizó a los adultos e introdujo los cuatro cuerpos en bolsas de basura, que cerró con cinta americana, previamente compradas. Los cadáveres no fueron hallados hasta un mes después por el hedor.

"Si bien Patrick padece una anomalía cerebral, en el momento de los hechos no tenía limitada su capacidad de saber y entender lo que estaba haciendo", añade la magistrada en su sentencia, donde se descarta que el joven sufra un daño cerebral, como alegó su abogada durante el juicio para evitar la prisión permanente. La juez también fija indemnizaciones para las familias de las víctimas por valor de 390.000 euros. Y de 22.000 euros para el dueño de la casa donde cometió el crimen.

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS