Los barones del PP reniegan del giro a la derecha para captar voto moderado

Feijóo pide abrir el partido hasta “el centroizquierda”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este martes. En vídeo, declaraciones de varios barones del partido.

Los comités ejecutivos nacionales del PP solían resolverse pronto, con pocas intervenciones que, si se producían, eran noticia, como el día en que Juan Vicente Herrera pidió a Mariano Rajoy que se mirara "en el espejo” tras los malos resultados en los comicios de 2015. En el de ayer hubo casi 20 intervenciones. El cónclave duró tres horas. El mensaje: hay que recuperar al votante del centro y marcar distancias con Vox y Ciudadanos.

Más información
Las reacciones tras el 28-A, en directo | Casado retira a Maroto de la dirección de las campañas del PP
Maroto, el activo desactivado
Casado da un giro total, ataca a Vox e intenta recuperar el centro

El primero en intervenir, en la distancia, fue el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que excusó su asistencia por tener la habitual sesión de control en el Parlamento gallego, pero envió un recado a través de los medios. El PP, señaló, “siempre ha sido un punto de encuentro entre muchas sensibilidades: gente más de derechas, más liberal, más conservadora, más de centro, más reformista, más de centroizquierda”. La enumeración era una forma de poner en evidencia que la campaña se había dirigido a un sector muy concreto, el votante de Vox.

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, se manifestó en la misma línea al llegar al comité ejecutivo nacional: “A veces, en política hay que poner un pie un poco más a la izquierda o a la derecha, pero nunca hay que mover una de las piernas del centro, que es donde está la mayoría”.

El exministro de Asuntos Exteriores, recomendó al PP alejarse de Santiago Abascal. “El problema no es de liderazgo, sino de perfilar un proyecto que nos permita ser reconocibles", dijo, descartando la dimisión de Casado. "Eso no pasa por mimetizarnos con Vox”, señaló el candidato popular número siete en las listas a las elecciones europeas.

“Canalizan un descontento con el PP, pero no entiendo que un votante del PP pueda dudar entre nosotros y Vox porque pertenecemos a culturas diferentes”. Margallo detectó “confusión” en “algunos mensajes” lanzados durante la campaña respecto a la formación de Santiago Abascal, pero insistió en subrayar las diferencias: “Nosotros podemos tener principios comunes con Ciudadanos, pero no con Vox. La ropa sucia se lava en casa, pero tenemos que hacer un giro esta campaña, que es la segunda vuelta”.

La candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, sin embargo, no vio necesario tal giro. “No hay que cambiar nada”, señaló Isabel Díaz Ayuso. “Yo soy muy positiva. Estamos notando el efecto rebote en muchísima gente que, habiendo votado a otras formaciones, ahora quiere volver a casa”. La candidata también rechazó que el PP hubiese girado a la derecha. “El PP nunca ha abandonado el centro y Casado tampoco. No tenemos que inventar ni cambiar nada. No es normal llegar y ganar a la primera”.

La receta del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz fue “apretar los dientes y seguir hacia adelante”. Preguntado por si creía que el PP había perdido tantos escaños al descuidar el centro, contestó: “¿Qué es el centro? A mí, defender según qué principios o convicciones con las que me siento muy identificado no me parece que sea perder el centro. Estoy convencido de que el PP se va a recuperar. Los partidos que han nacido anteayer no tienen nuestra implantación territorial”, subrayó.

El candidato a presidir la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, justificó los malos resultados en el poco tiempo que lleva Casado al frente del PP y en “la campaña bien dirigida desde la presidencia del Gobierno” para movilizar a la izquierda. “Ha habido una tormenta perfecta y en esas circunstancias querer ser el mejor patrón del mundo es un objetivo al alcance de muy pocos”, opinó. Monago, que recordó que le llamaban “el barón rojo del PP”, cree que se “han amplificado algunos mensajes” durante la campaña electoral, pero que el partido “no ha abandonado el centro”. También calificó como “realmente tierno” que la patronal CEOE les hubiese pedido que se abstuvieran en la investidura de Pedro Sánchez para tener “un Gobierno monocolor y sin radicales”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS