Herido muy grave un joven sueco tras caer de un muro de tres metros en Magaluf

La Guardia Civil apunta al exceso de alcohol como la causa del accidente

Playa de Magaluf (Mallorca).
Playa de Magaluf (Mallorca).ENRIQUE CALVO (REUTERS)

Comienza la temporada alta en Mallorca y regresan ciertos excesos del verano insular. Un joven de 18 años de nacionalidad sueca ha resultado herido muy grave tras caer de un muro de tres metros de altura en la calle Alt de Magaluf (Mallorca). Los hechos han ocurrido poco después de la una de la madrugada de este viernes en esta zona, epicentro del turismo británico de bajo coste en el municipio de Calviá.

Más información
El verano en Magaluf que inspiró uno de los grandes éxitos de Blur
Magaluf quiere ser Miami Beach
'Turismo de borrachera': la ruta al desenfreno etílico que esconde España

Fuentes de la Guardia Civil explican que el joven se ha precipitado al suelo de forma accidental como consecuencia del exceso de alcohol. La víctima se encontraba subida en un muro de tres metros de altura y el choque contra el suelo le ha provocado heridas de gravedad. Al lugar se ha desplazado una ambulancia medicalizada que ha trasladado al joven al hospital de referencia de Son Espases, donde permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos en estado muy grave.

Se trata de la primera persona precipitada por culpa del alcohol en las Baleares en este 2019. El año pasado seis personas perdieron la vida y una docena sufrieron heridas de gravedad al caer desde terrazas de los hoteles en diversos enclaves de las islas por culpa del exceso de alcohol. Tanto el ayuntamiento de Palma como el de Calviá imponen sanciones a los viajeros que intentan pasar de una habitación a otra por el balcón en los establecimientos hoteleros, en los que cada año se divulgan campañas para evitar estos excesos.

La ingesta de alcohol de determinados tipos de turista llega en ocasiones desde el lugar de origen. La semana pasada el comandante de un avión de la compañía Jet 2 que cubría la ruta entre Edimburgo y Palma solicitó la presencia de varias patrullas de las Guardia Civil a pie de pista para identificar a 14 jóvenes ebrios que provocaron incidentes durante el viaje. Los turistas, del mismo grupo, fueron identificados y denunciados ante la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) por desobedecer las órdenes de la tripulación y deambular por el pasillo del avión negándose a abrocharse los cinturones de seguridad.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS