El ‘Open Arms’ pide a España, Alemania y Francia que desbloqueen su desembarco

El buque cumple siete noches con 121 migrantes a bordo sin que se haya activado ninguna negociación

En vídeo, los inmigrantes a bordo del barco Open Arms en el Mediterráneo.OPEN ARMSundefined

El director de Proactiva Open Arms, Óscar Camps, ha apelado por escrito a los jefes de Gobierno de España, Alemania y Francia para que ayuden a desbloquear la situación del buque de la ONG, que aguarda desde hace una semana un puerto seguro en el que desembarcar a 121 personas. Un pacto entre los Veintisiete para acoger a los náufragos podría facilitar que Malta e Italia, los puertos seguros más cercanos, permitan su desembarco, pero nadie ha dado el primer paso. La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo aseguró este miércoles que España no pretende moverse en ese sentido: "No tenemos que hacerlo".

Desde junio del año pasado, cada vez que un barco de una ONG rescata a migrantes en altamar se enfrenta a la negativa de Malta e Italia de recibirlos a menos que haya un acuerdo previo para reubicar a los rescatados en otros países. Hasta hoy, la UE no ha conseguido doblegar esa posición, pero tampoco crear un mecanismo predecible de desembarco. En cada situación de bloqueo, la Comisión Europea ejerce de mediadora entre los Estados miembros. La fórmula, imprevisible y lenta, obliga a los barcos de rescate de las ONG a pasar periodos de hasta tres semanas esperando la autorización para desembarcar.

La petición de Camps pone a Europa frente a sus contradicciones. Expone por un lado la ausencia de una política común y, por otro, demanda a Emmanuel Macron, Angela Merkel y Pedro Sánchez que activen a la Comisión Europea para que coordine una solución. El llamamiento a Francia y Alemania no es casual. Son los dos países que promueven en la UE un mecanismo de desembarco y reubicación estable de los rescatados en el Mediterráneo Central.

La iniciativa de Camps, de momento, no ha surtido ningún efecto y los rescatados, entre los que hay 32 menores de edad, cumplen hoy una semana en altamar. Un portavoz comunitario aseguró este miércoles que Bruselas no ha recibido ninguna petición para desbloquear la situación y aprovechó para recordar que el brazo ejecutivo de la UE lleva tiempo reclamando la necesidad de encontrar “urgentemente” una solución.

A pesar de la apelación directa en la carta dirigida a Pedro Sánchez, la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, señaló que no tiene intención de interceder por el buque de bandera española.

La situación del Open Arms, al que el Gobierno había prohibido en enero reanudar los rescates en la zona de responsabilidad libia, pone a España ante una encrucijada política. La cuestión va más allá de ofrecer a la ONG catalana un puerto para desembarcar. El Ejecutivo, en el que conviven opiniones divergentes sobre cómo gestionar la actividad del buque, mantiene que España no puede hacerse cargo de la situación de anormalidad de la ruta del Mediterráneo Central y reivindica que Italia y Malta tienen que cumplir con sus obligaciones de salvamento marítimo, como España lo hace en el Estrecho y el Mar de Alborán.

“Abrimos una nueva situación en Europa gracias al esfuerzo que hicimos con el Aquarius. Llevamos a la UE el mensaje de que es un problema común, de cooperación, de solidaridad y de respeto de las leyes por parte de todos. Nadie puede saltarse las leyes, el Estado español no se las salta”, mantuvo Calvo en una crítica velada hacia Roma.

Presionar a Italia

La intención de la ONG no es presionar a España, a quien ni siquiera ha solicitado puerto, sino a Italia, que bloquea sistemáticamente no solo a los barcos humanitarios sino hasta a los buques de su propia guardia costera.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, que acaba de ver como el Senado convertía en ley su propuesta de elevar a un millón de euros las multas contra las ONG, acusó este miércoles a la organización de usar los rescates de migrantes como “provocación política”. “Open Arms lleva seis días en el Mediterráneo y ahora amenaza con entrar en Italia. Le habría dado tiempo a alcanzar España, el país de esta ONG, que ha dado bandera a su nave y donde algunos alcaldes están dispuestos a la acogida”, sostuvo el líder de la Liga. La tripulación del barco, que se mantiene a unas 29 millas náuticas —54 kilómetros— de la isla de Lampedusa, no ha amenazado en ningún momento con entrar en aguas territoriales italianas.

Sobre la firma

María Martín se ha especializado en la cobertura del fenómeno migratorio en España. Empezó su carrera en EL PAÍS como reportera de información local, pasó por El Mundo y se marchó a Brasil. Allí trabajó en la Folha de S. Paulo, fue parte del equipo fundador de la edición en portugués de EL PAÍS y fue corresponsal desde Río de Janeiro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción