Iglesias muestra su sintonía con Sánchez y arremete contra la derecha por recuperar “la anti-España”

El líder de Podemos promete revertir "los derechos arrebatados"

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, saluda a Pedro Sánchez (izquierda), tras su intervención en el Congreso. En vídeo, las intervenciones de los líderes de Unidas Podemos.Foto: EFE | Vídeo: EPVundefined

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha encarnado ya este sábado su próximo perfil de vicepresidente del Gobierno y ha abogado por un Ejecutivo que aplique “un programa de reconstrucción de derechos y libertades arrebatados y de creación de otros nuevos”. Con el detalle del plan económico-social ya ampliamente desgranado por Pedro Sánchez, el dirigente de Podemos se ha centrado en arremeter con dureza contra lo que ha denominado “fuerzas de derecha, de ultraderecha y de ultra ultraderecha”. En un discurso que ha pronunciado sin leer y con continuos guiños al candidato socialista, el dirigente de Podemos ha reprochado a la derecha que recupere “el discurso de la anti-España, el de la dictadura”.

Iglesias ha dedicado el grueso de su intervención a afear a la derecha que vulnere precisamente lo que más dice defender: la identidad de España. “Ustedes no entienden España. España está aquí, es muy diversa”, ha manifestado, en referencia al hemiciclo del Congreso, que aglutina a fuerzas con sensibilidades muy distintas. Iglesias ha querido desmontar la identificación que hacen esas formaciones con la defensa de España. “Ustedes hablan de traidores a España, pero traicionar a España significa atacar los derechos de los trabajadores, vender vivienda pública a fondos buitres, privatizar servicios públicos, robar a manos llenas y financiar ilegalmente sus campañas electorales”, ha enumerado, en un discurso continuamente interrumpido por los aplausos de su bancada.

Más información
Debate de investidura de Pedro Sánchez, últimas noticias en directo

En un tiempo de intervención que ha compartido con otros tres portavoces de su grupo confederal, Iglesias se ha empleado a fondo en responsabilizar principalmente al Partido Popular de los recortes económicos acometidos en los últimos años, pero también del agravamiento de la crisis en Cataluña. “De esto va la nueva legislatura: de reparar sus traiciones a la patria”, ha clamado. “Señores de la ultraderecha y de la ultra ultraderecha, antes que españoles son ustedes reaccionarios”, les ha llegado a reprochar.

Más allá de esas invectivas, el representante de Unidas Podemos ha apelado a los independentistas para que fomenten un entendimiento con la izquierda que permita “afrontar democráticamente los conflictos”. En ese contexto ha construido el único mensaje que ha podido resultar incómodo para los socialistas, al hablar de “prisión y exilio” y agradecer a algunos de los encarcelados del procés —sin nombrarlos— su apoyo a la viabilidad de esta investidura.

Iglesias ha recalcado la "profundidad incuestionable de las convicciones democráticas" de algunos de esos políticos presos. "Desde esta tribuna humildemente les quiero dar las gracias. Hagamos política", ha pedido, un llamamiento que sí choca con alguna de las líneas rojas del PSOE. Los socialistas defienden que los políticos que participaron en el proceso independentista están encarcelados por incumplir la ley y que el expresident Carles Puigdemont y algunos de sus consejeros están fugados, no exiliados, como ha señalado el jefe de filas de Podemos. Pese a todo, y en línea con ese perfil de gobernante que ha ensayado este sábado, Iglesias no ha entrado a criticar a la Junta Electoral Central, que en la tarde del viernes decidió destituir al presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras su condena por desobediencia.

Consciente de que el origen de esta formación fue profundamente reivindicativo y crítico con algunas directrices que ahora deberán acatar (por ejemplo, el rigor presupuestario), Iglesias ha reivindicado el 15-M y ha identificado esta etapa que viene como el momento de “convertirlo en políticas concretas”. También ha recuperado —sin la beligerancia de otros momentos— la alerta contra los poderes contrarios a la presencia de Podemos en las instituciones. "El próximo Gobierno tendrá muchos enemigos", ha advertido. Entre ellos ha citado "poderes económicos y financieros, con sus brazos mediáticos, y togados que pondrán por delante su ideología reaccionaria".

"Adelante, presidente"

El líder de Podemos ha coronado su discurso con una frase que condensa bien el hermanamiento de su ideario con el de Sánchez: “Sí se puede; adelante, presidente”. En su réplica, el candidato socialista le ha correspondido con agradecimientos y se ha declarado “francamente ilusionado” con el Gobierno de coalición que prevén integrar a partir de la próxima semana. El tramo de la intervención del grupo de Unidas Podemos ha terminado con Sánchez bajando del estrado y dirigiéndose al escaño de Iglesias para fundirse con él en un abrazo.

La intervención del líder de Podemos se esbozó este viernes, aunque Iglesias aprovechó el receso de hora y media tras el discurso inicial de Sánchez para adaptar y actualizar sus mensajes, según fuentes de su entorno.

Las palabras de Iglesias han inaugurado el bloque de la tarde y han puesto fin a los duros intercambios que mantuvieron durante las tres horas anteriores los líderes de las derechas con el presidente del Gobierno en funciones. Iglesias ha estrenado un tono desconocido que contrasta con el del anterior debate de investidura.

Al contrario que en esa sesión de julio, en la que Iglesias lanzó duras invectivas a Sánchez por su entonces negativa a conformar un Gobierno de coalición, el secretario general de esta formación se ha sentido esta vez cómodo en su alegato. Su principal riesgo residía en perder la autoría de un programa social de Gobierno que Sánchez ya había detallado en su intervención inicial. Así que ha centrado sus mensajes en acorralar a la derecha y ha enfatizado que el próximo Ejecutivo defenderá la democracia “con la ley, con la ley, con la ley”.

El resto de intervinientes del turno de Unidas Podemos (Jaume Asens, de En Comú Podem; Alberto Garzón, de Izquierda Unida, y Antón Gómez-Reino, de Galicia en Común) han respaldado las líneas de Iglesias. Frente a los ataques de Vox al Partido Comunista, Garzón ha reivindicado esa herencia. “Sin él no se entenderían ni la democracia española ni la Constitución de 1978”, ha concluido.

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS