La española Martínez Alberola, en la cúpula de la negociación post-Brexit

La funcionaria ha sido nombrada como 'número dos' en el equipo del negociador Michel Barnier

Clara Martínez Alberola, con el anterior presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.
Clara Martínez Alberola, con el anterior presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.comisión europea

El futuro de la trascendental relación entre la Unión Europea y el Reino Unido pasará en parte por manos españolas. Clara Martínez Alberola ha sido nombrada como número dos en el equipo de Michel Barnier, el negociador jefe europeo de las negociaciones del Brexit y encargado también de negociar durante este año el acuerdo político y comercial que intentará preservar en la medida de lo posible una relación fluida entre Bruselas y Londres.

Martínez Alberola llega a ese puesto clave solo unas semanas después de haber dejado otro cargo fundamental en el entramado comunitario. La experimentada funcionaria europea (nacida en Valencia en 1963) ocupó la jefatura del gabinete de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, hasta el pasado 30 de noviembre, cuando la nueva presidenta, Ursula Von der Leyen, tomó el relevo del luxemburgués.

La unidad dirigida por Barnier y en la que Martínez Alberola desempeñará un papel clave tiene como objetivo la delicada misión de lograr un pacto con Londres que regule toda la relación bilateral, desde los aspectos comerciales a los acuerdos de pesca, desde los servicios financieros (y la continuidad o no de la City londinense como principal centro financiero de la zona euro) a la gestión de la transmisión de datos personales entre ambos lados del canal de la Mancha.

Bruselas preveía cerrar ese acuerdo, probablemente el más ambicioso negociado nunca con un país tercero, en un plazo de al menos 21 meses (de abril de 2019 a diciembre de 2020), con la posibilidad de extender los regateos hasta finales de 2021 o, incluso finales de 2022.

Más información
Clara Martínez Alberola, una española en el puro meollo del Brexit

Pero los sucesivos tropiezos de la ratificación del Acuerdo de salida en el Parlamento británico (cuya aprobación final se espera este mes) ha consumido más de un tercio del plazo inicial previsto. Y, además, el primer ministro británico, Boris Johnson, que este miércoles se ha reunido en Londres con Von der Leyen, ha descartado solicitar una prórroga del período transitorio, por lo que los negociadores solo disponen de menos de 11 meses para pergeñar un acuerdo general que cubra, al menos, los temas más imprescindibles.

"Debemos ser pragmáticos y no poner todas las cosas al mismo tiempo sobre la mesa de negociación", ha recomendado este miércoles Andrej Plenkovic, primer ministro croata y presidente semestral de la UE desde el 1 de enero, durante una rueda de prensa en Zagreb. Plenkovic, a cuya presidencia le tocará tutelar la ejecución del Brexit el próximo 31 de enero, ha recomendado que la negociación se centre en asuntos imprescindibles como "comercio o pesca".

La presencia de una española en el corazón de esa negociación puede ayudar a evitar malentendidos sobre Gibraltar, como el ocurrido en 2018 en la recta final de los acuerdos entre Barnier y el equipo de la primera ministra británica Theresa May. El Gobierno de Pedro Sánchez amenazó con vetar el histórico acuerdo por entender que el equipo de Barnier no había respetado las líneas rojas de España sobre el futuro del Peñón tras la salida del Reino Unido de la UE.

El percance se superó con una declaración de las instituciones comunitarias que reconoce que España tendrá siempre la última palabra sobre la aplicación a Gibraltar de cualquier acuerdo futuro que suscriban la UE y el Reino Unido. Este mismo mes, los gobiernos de España y Reino Unido tiene previsto reunirse ya para abordar una cuestión que deberá avanzar en paralelo a la negociación del acuerdo post-Brexit.

Por parte de Bruselas, la negociación del acuerdo dependerá de la unidad encabezada por Barnier, a la que se incorpora ahora Martínez Alberola. Para la española, el nuevo salto en su carrera lleva aparejado la categoría de subdirectora general de la Comisión Europea, el segundo escalón más importante en la jerarquía administrativa del organismo comunitario. La funcionaria se queda así a un solo paso de coronar su ascenso tras casi 29 años de trayectoria ininterrumpida en la Comisión.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia y titulada en Derecho Europeo por el prestigioso Colegio de Brujas, auténtico vivero de la cúpula comunitaria, Martínez Alberola ingresó en la Comisión en 1991. Su carrera administrativa dio el primer gran salto en 2005, cuando se incorporó como asesora al equipo de José Manuel Durão Barroso, entonces presidente de la Comisión Europea.

El sucesor de Durão Barroso, Jean-Claude Juncker, la incorporó a su equipo desde que tomó posesión del cargo en 2014, como número dos del poderoso jefe de gabinete Martin Selmayr. En febrero de 2018, la española sucedió a Selmayr y asumió la jefatura de gabinete del presidente, puesto en el que permaneció hasta el final del mandato de Juncker.

Además del español, su lengua materna, la antigua mano derecha de Juncker habla inglés, francés, italiano y algo de portugués. Su preeminencia en el escalafón comunitario le ha permitido seguir muy de cerca crisis recientes tan intensas como la migratoria en 2015 o el arranque del Brexit en 2016.

Junto a Juncker y Selmayr también lidió con las reverberaciones políticas provocadas en Bruselas por la crisis política en Cataluña a partir del inicio del procés independentista en 2014. El Gobierno de Mariano Rajoy la condecoró en 2016 con la Gran Cruz de Isabel la Católica, una de las mayores distinciones del Estado español.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS