Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El doble riesgo de que los contagios continúen: un peligro antiguo y uno nuevo

Cada infección aumenta la probabilidad de que aparezcan variantes del virus. En la 'newsletter' de Kiko Llaneras

Buenos días. Hoy os escribo sobre las cifras de contagios (malas noticias). Pero también con encuestas en Cataluña, que celebra elecciones.

1. 🎲  Más contagios, peores mutantes

El coronavirus sigue extendiéndose por España. Las cifras de incidencia son tremendas: España es el segundo país con más casos por habitante estos días, solo por detrás de Portugal. Los contagios diarios doblan los de Reino Unido y multiplican por seis los de Alemania.

Ese nivel de transmisión entraña un peligro conocido y otro nuevo. El conocido son los hospitales saturados y las cifras de muertos. España suma casi 8.000 muertes confirmadas en los últimos 30 días. Pero los contagios implican otro riesgo a medio plazo: cuantos más casos se produzcan, más aumentan las probabilidades de que aparezcan peores variantes del virus.

Cada vez que el virus infecta a alguien, multiplica sus oportunidades de mutar. La mayoría de las veces los cambios no le servirán de nada, pero de vez en cuando dará con un grupo de alteraciones que lo hagan más transmisible o escurridizo: “Cuantos más casos hay, más se está replicando el virus y más probabilidad hay de que aparezca una variante contra la que pierdan efectividad las vacunas actuales”, me explicaba María Lahuerta, epidemióloga de la Universidad de Columbia.

La variante que más preocupa ahora es la detectada en el Reino Unido. Es más contagiosa y como creía Lahuerta, ya está circulando en España. Otros tres expertos con los que hablé la semana pasada consideran que avanzará.

  • “Probablemente desplazará a las cepas que estaban aquí”, me decía el biólogo Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC). Comas cree que a principios de enero la variante “quizás representaba ya un 5% de los casos en España”. Puede extenderse muy deprisa: en Dinamarca ha pasado del 1% al 12% en cinco semanas y en Ginebra se prevé que alcance el 80% a principios de marzo.
  • Y será más difícil de frenar. “Si es más contagiosa, significará que para unas medidas de restricción determinadas, tendremos más casos con la nueva variante que con las previas”, me advertía Alberto García-Basteiro, epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona.

También preocupa la variante encontrada en Sudáfrica. Es la primera que muestra cierta evasión inmune. Por ejemplo, se ha observado que la vacuna de Novavax, que está en su tercera fase de ensayos, es menos eficaz contra ella. Es un recordatorio de que en el futuro pueden aparecer variantes del virus que escapen a las vacunas disponibles.

Esas mutaciones del virus son otra razón para reducir los contagios. Lo serán incluso cuando la vacunación avance. El doctor Ashish Jha, de la Brown University School of Public Health, planteaba en Twitter un escenario preocupante: Imaginemos que dentro de unos meses hay países vacunados, como quizás España, pero otros que no lo están. ¿Qué puede ocurrir entonces? Que un brote en cualquier país puede hacer emerger una variante capaz de escapar a las vacunas, de manera que todo el mundo volvería a ser vulnerable. Por eso hay que evitar los brotes "en todas partes”.

El anterior es un escenario pesimista que invita a erradicar el virus. Pero dejadme subrayar que esa no es la única salida. Lahuerta me recordaba, por ejemplo, que Moderna trabaja ya en una actualización de su vacuna que mejore la efectividad contra la variante sudafricana. Es probable que podamos ir renovando las vacunas cuando sea necesario. Además, Comas me habló de todas las vacunas que están en desarrollo y que usan mecanismos diferentes. “No solo pueden ser efectivas contra variantes que escapen a las vacunas actuales, sino que podrían ser más difíciles de eludir en general. Es bueno que tengamos un amplio arsenal”, resumía.

Pero mientras el escenario que planteaba el doctor Jha sea una posibilidad real, más motivo habrá para reducir los contagios y minimizar la posibilidad de nuevas variantes.

Mientras tanto, parece que España ha vuelto a reaccionar despacio. En verano España fue lenta en atajar su segunda ola, que llegó antes que al resto de Europa. Y en esta tercera ola la sensación parece haber sido la misma. Los tres expertos a los que pregunté coinciden en que se debía haber actuado con más dureza antes de Navidad:

  • María Lahuerta cree que “fue un error no endurecer las medidas”. Y pone el ejemplo de otros países: “Francia, Italia o Alemania tenían restricciones más duras que nosotros antes de las Navidades y han conseguido evitar este gran aumento después”.
  • “La Navidad actuó como acelerador de un crecimiento que ya había empezado”, me recuerda Clara Prats, física del grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (BIOCOM-SC) de la UPC.
  • También García-Basteiro piensa que había que haber actuado entonces. Sonaba lacónico incluso por correo: “España es un caso perdido en cuanto a capacidad de anticipación”.

Los tres expertos son partidarios de endurecer las restricciones. Lahuerta ve acertado evitar reuniones y cerrar la hostelería, porque “cualquier encuentro en espacios interiores donde nos quitemos la mascarilla es de alto riesgo”. También cree que se debería reducir toda la actividad laboral presencial que se pueda hacer en remoto. García-Basteiro me habló incluso de un “confinamiento domiciliario de dos o tres semanas" para todos, excepto servicios esenciales.

Cuando le pregunto qué hacer, Clara Prats mira a otros países: “Se han visto crecimientos similares que sólo han conseguido frenarse con medidas muy restrictivas”. Unas medidas, me recuerda, que pueden ir acompañadas de ayudas para los sectores afectados. Y que quizás se podrían haber evitado. Es un punto crucial: “Si se hubiera actuado antes, con medidas más suaves de las que se necesitan ahora se habría podido revertir la tendencia o, por lo menos, ralentizar su crecimiento”.

2. 📊  Así arrancan las encuestas en Cataluña

Este domingo repasé las encuestas de las próximas elecciones catalanas, que tras continuos anuncios y dilaciones, se celebrarán finalmente en dos semanas. Estos son los números:

  • Lo básico: El PSC sube en los sondeos tras el anuncio de Salvador Illa como candidato, pero ERC sigue siendo decisivo para formar mayorías.
  • ¿Quién gana? El PSC aparece delante de ERC y Junts, pero la situación es casi de empate. No sería raro que acabase ganando Junts, por ejemplo.
  • ¿Quién gobernará? Lo probable es que tras las elecciones haya dos alternativas aritméticas: un acuerdo independentista o uno izquierdas. Y ERC es la única formación que ocupa ambos escenarios y será, salvo sorpresa, el partido decisivo de estas elecciones.

[+] Más: En el artículo tienes los datos de escaños.

3. Un dato random

El polo sur de Marte.
El polo sur de Marte.ESA

La sonda Mars Express lleva 17 años en la órbita marciana, enviando imágenes y tomando datos. La sonda de la Agencia Espacial Europea (ESA) es la segunda que más tiempo ha sobrevivido orbitando un planeta distinto de la Tierra, detrás de la Mars Odyssey, de la NASA, que llegó a Marte un par de años antes y sigue allí dando vueltas.

¿Nos ayudas? Reenvía esta newsletter a tus contactos o diles que se apunten aquí. Puedes escribirme con pistas o comentarios a mi correo: kllaneras@elpais.es.

Sobre la firma

Kiko Llaneras

Es periodista de datos en EL PAÍS y doctor en ingeniería industrial. Antes de llegar al periódico en 2016 era profesor en la Universitat de Girona y en la Universidad Politécnica de Valencia. Escribe una newsletter semanal, con explicaciones y gráficos del día a día.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS