Odio los lunes

Cuando el jefe no se fía de los empleados que teletrabajan

Los trabajadores se sienten más desmotivados y menos productivos cuando notan que su responsable no confía en ellos e intenta controlarlos

Anxo Vizcaíno

Teletrabajar no es solo trasladar la oficina a casa: requiere algunas habilidades distintas a las habituales, como ser más autosuficiente y tener un sentido de la responsabilidad adecuado: lo necesario para cumplir con el trabajo pero no tanto como para alargar la jornada sin límite. Lo mismo sucede con las funciones de los jefes que, al haberse encontrado de repente liderando un equipo en la distancia, encuentran que su puesto les exige algunas habilidades que antes no eran tan obvias, como la confianza en que sus empleados están trabajando cuando nadie los mira.

Distintas investigaciones muestran que los jefes que no pueden ver en persona y trabajar mano a mano con el resto de su equipo a veces tienen dificultades para confiar en que sus empleados realmente están trabajando cuando les toca. “Es frecuente el tipo de responsables que utilizan el control durante el teletra bajo. No basan su estilo de liderazgo en la confianza sino en la necesidad de saber qué está haciendo su equipo la mayor parte del tiempo”, explica Elisa Sánchez, psicóloga laboral y directora de la consultora Idein.

Un estudio reciente de la Universidad Curtin, en Australia, señala que aproximadamente el 40% de los supervisores está de acuerdo en que los empleados en remoto generalmente trabajan peor que los que están en una oficina, y el 22% no está seguro. “Aunque es alentador ver que no todos los gerentes que participaron en nuestra investigación compartieron esta idea, el hecho de que, en conjunto, más de la mitad de los encuestados estuvieron de acuerdo o no estaban seguros sugiere que muchos todavía tienen opiniones bastante negativas sobre el teletrabajo”, explica Sharon K. Parker, responsable de la investigación que analiza distintos aspectos del trabajo desde casa durante la pandemia.

La desconfianza de los jefes suele traducirse en una necesidad de controlar lo que sus empleados hacen. Las llamadas recurrentes, incluso fuera del horario laboral, y la necesidad de saber el estado exacto en que se encuentran las tareas la mayor parte del tiempo son dos ejemplos de control.

“Cuando surgen estas dudas y comportamientos, los gerentes comienzan a desarrollar expectativas irrazonables, como esperar que esos miembros del equipo estén disponibles en todo momento. Eso, en última instancia, interrumpe el equilibrio entre el trabajo y el hogar, hace aún más difícil la conciliación y causa más estrés laboral”, señala Parker.

Las causas del descontrol

¿Qué hace que los jefes no confíen en sus empleados durante el teletrabajo? Hay varios aspectos culturales y personales que pueden explicarlo. Sánchez lo tiene claro: “En España, uno de los males que seguimos teniendo es el presentismo, que es básicamente una forma de control: solamente estás trabajando cuando estás en la oficina”, explica Sánchez.

“Ahora, con el teletrabajo, también hay una forma de presentismo digital: cuando tu jefe te convoca a todas las reuniones o te pone en copia en todos los correos (en más de los que son imprescindibles). Es una manera de pedirte más visibilidad, de querer saber dónde estás, aunque sea virtualmente. Solo parece que estés trabajando cuando te dejas ver y muestras lo que haces”, señala la psicóloga.

Además de la cultura empresarial, la personalidad de los jefes también influye en su necesidad de controlar a los empleados. “Cuando una persona es insegura necesita tenerlo todo bajo control. También cuando tiene poca tolerancia a la incertidumbre y necesita sentir que maneja la situación”, cuenta Sánchez. “Es algo recurrente entre aquellas personas que tienen lo que en psicología llamamos pensamiento único o rígido. En este caso, para que las cosas estén bien tienen que ser de una única manera: la suya. Y tienen que controlar que todos a su alrededor estén en su misma línea”.

Más allá de ser un problema individual, la cultura empresarial tiene mucho que ver con este tipo de comportamiento. “En España, la tendencia en las empresas es que el estilo más habitual de jefe sea el autoritario, que se centra más en la tarea y en los resultados que en las personas”, cuenta Sánchez. La forma de ser jefe se hereda.

Cómo afecta a los empleados

El estudio sobre el teletrabajo llevado a cabo por la Universidad Curtin también analiza la percepción de los trabajadores. Casi la mitad de ellos, el 43%, notó niveles altos de vigilancia e informó de que su supervisor evaluaba constantemente su trabajo.

Muchos también tuvieron la sensación de que su jefe no confiaba en su capacidad para realizar el trabajo.Cuando se produce esta monitorización de la actividad de los trabajadores, la motivación disminuye, lo que perjudica aún más la productividad. Esto puede hacer que la percepción del jefe de que sus empleados no están trabajando lo suficiente se acabe haciendo realidad. El jefe desconfía, intenta controlar a su equipo, ellos notan la desconfianza, se desmotivan y son menos productivos. En este caso, es la actitud del jefe la que provoca los malos resultados, no la falta de responsabilidad de los trabajadores.

“Es habitual que se entre en este círculo vicioso cuando una figura de autoridad te dice constantemente cómo tienes que hacer las cosas, está encima de ti, se impacienta o prefiere hacerlas a su manera”, cuenta Sánchez. Esto produce en los empleados incomodidad e insatisfacción. “Ante esta situación, unos reaccionan con rebeldía y otros se adaptan de forma sumisa. Ninguna de las dos respuestas es sana”.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Un jefe renovado

VÍDEO. Cómo romper los malos hábitos de gestión antes de que llegue la próxima generación de líderes. En parte, la forma en que los jefes actuales interactúan con sus empleados tiene que ver con cómo esos jefes fueron tratados cuando estaban en la parte más baja de la jerarquía. ¿Cómo se puede ascender y, al mismo tiempo, desafiar la forma en que siempre se han hecho las cosas? La experta en liderazgo Elizabeth Lyle ofrece en esta charla TED un nuevo enfoque para romper las reglas mientras se evoluciona en el trabajo. Comparte nuevas formas en que las organizaciones pueden dar espacio y capacitación a sus empleados para comenzar a liderar de una forma diferente.

'APP'. 15fi ve.com No es una aplicación móvil, pero puede ser muy útil para quienes están al cargo de un equipo online. Esta web está diseñada para ayudar a los jefes a mantener una comunicación efi caz con sus empleados. Su metodología está basada en las últimas investigaciones sobre psicología positiva, una rama de esta ciencia centrada en mejorar las capacidades de los usuarios.

CURSOS Y TALLERES. Ser jefe en la distancia. El curso de comunicación y liderazgo del Instituto de Comunicación Empresarial puede ayudar a superar las nuevas difi cultades a las que se enfrentan los jefes. Propone desarrollar habilidades asertivas que pueden servir para adaptarse de forma más efi ciente a esta nueva situación de teletrabajo.

Más información
Cambia la forma de respirar para aprender a manejar el estrés
Cómo mantener la sensación de control en el trabajo pese a la pandemia
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS