Científicos alemanes desarrollan un detector térmico de ballenas para protegerlas

El sistema capta el chorro caliente de la respiración de los mamíferos

Avistar ballenas es difícil: pasan la mayor parte del tiempo bajo el agua, cuando salen a la superficie sólo asoma una pequeña parte de su cuerpo y apenas se distingue del agua circundante. Por ello, la identificación visual de estos enormes mamíferos marinos se hace sobre todo observando la nube pulverizada que expulsan al emerger y que puede alcanzar entre un metro y diez metros de altura. Pero ese chorro dura sólo unos segundos. Unos científicos alemanes del Instituto Alfred Wegener han desarrollado un sistema de termografía infrarroja que capta ese chorro caliente de la respiración de las ballenas y que puede ser utilizado con eficacia, de día y de noche, rastreando el mar desde un barco, pese al movimiento del mismo.

El sistema se acaba de probar con éxito en el buque alemán Polarster, un gran rompehielos científico que surca tanto el océano Ántártico como las aguas árticas. Instalado en una plataforma estabilizada especial en lo alto del buque, a 28 metros sobre el agua, el detector toma cinco termografías de 360 grados por segundo. El estabilizador compensa el movimiento del barco de manera que la parte superior de cada imagen siempre está alineada con el horizonte y la superficie del agua no se sale de plano en ningún momento.

Los chorros de las ballenas aparecen en estas termografías como puntos brillantes y la información se transmite al puente del Polarstern como medida de protección de esos animales, ya que el buque puede desviar su rumbo si hay algún riego para ellos. En caso de que el buque esté haciendo sondeos de sísmica, que exigen continuos disparos de aire comprimido en el agua, la información sobre presencia de ballenas en los alrededores es muy útil para detener inmediatamente el trabajo, que puede resultar ensordecedor para ellas. También los estudios directos sobre poblaciones de ballenas se beneficiarán de esta tecnología.

La termografía infrarroja tiene distintas aplicaciones. Se utiliza, por ejemplo, para revisar el aislamiento térmico de edificios. Pero utilizarlo eficazmente en un barco es complicado porque el detector tiene que ser capaz de ver en 360 grados y el buque está en constante movimiento. El buscador de ballenas desarrollado por una empresa de Bremen (Alemania) va acompañado de un software especial que analiza el volumen de datos automáticamente, buscando los puntos brillantes que indican la detección de un chorro de respiración ballena.

Dos ballenas avistadas durante los ensayos del nuevo sistema.
Dos ballenas avistadas durante los ensayos del nuevo sistema.ALFRED WEGENER INSTITUTE
El buque científico alemán 'Polarstern'.
El buque científico alemán 'Polarstern'.ALFRED WEGENER INSTITUTE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS