Cuba pide ayuda a la OMS para adquirir la vacuna contra la gripe A

Las autoridades admiten que, a falta de otra, han estado usando una inmunización de hace tres años

Las autoridades sanitarias de Cuba se preparan para enfrentar una segunda oleada de gripe A este inverno. Ayer, el Gobierno advirtió de nuevo del riesgo que supone la enfermedad para determinados grupos como embarazadas, niños y pacientes con padecimientos crónicos, al tiempo que el viceministro de Salud Pública, Luís Estruch, informó que Cuba ha pedido a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ayuda para adquirir la vacuna contra el virus H1N1.

En una entrevista publicada ayer por el diario oficial Granma, Estruch afirmó que Cuba ha adquirido en el pasado una vacuna estacional, no específica para la gripe A, que en los últimos tres años ha administrado a los grupos de mayor riesgo. Sin embargo, ahora, debido al "elevado costo" de la nueva vacuna ha solicitado a la OMS/OPS "cooperación para la adquisición" del fármaco "a fin de administrarlo a las personas más susceptibles al virus".

Más información
La vacuna de la nueva gripe funciona igual de bien en niños que la de la gripe estacional
La OMS pide planes rigurosos de vacunación contra la nueva gripe
Más de un millón de vacunas contra la gripe estacional

Hace algunos días el propio Estruch había dicho que cada dosis de la vacuna contra la gripe A costaba entre 10 y 20 dólares, por lo que Cuba se centraría en la prevención de los contagios.

El viceministro cubano de Higiene, Epidemiología y Microbiología informó que hasta el momento se han reportado en la isla 468 casos, de los cuales más de 150 son niños. Los enfermos más graves - "varias decenas" - han sido embarazadas que debieron de ser atendidas en terapia intensiva. Las autoridades no han reportado hasta hoy de ningún caso de muerte a causa de la gripe A.

Granma alertó sobre un posible repunte de la epidemia en el hemisferio Norte coincidiendo con la llegada adelantada del otoño, y citó criterios de la OMS de que "puede ser más intensa que la anterior". Según reportes de la Organización Mundial de la salud, en América Latina ya han fallecido 3.020 personas a causa de la epidemia, por lo que el reto es grande. A juicio de Estruch, el mayor peligro actual es que "no existe en la población una comprensión cabal de los riesgos para la vida que comporta esta pandemia". La prensa ha publicado un listado de síntomas y ha pedido que ante las primeras señales de un cuadro catarral o gripal acudan de inmediato a un centro de salud.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS