Alcoholímetro en el parking

La campaña navideña de control de alcohol en aparcamientos de Vitoria acaba con éxito - El Ayuntamiento se plantea mantenerla

Despedida la Navidad, finaliza con éxito la medida puesta en marcha por el Ayuntamiento de Vitoria el 23 de diciembre de ofrecer alcoholímetros en los parking del centro. Una oferta entendida por muchos como extravagante inicialmente se ha convertido en una medida preventiva muy bien valorada por los conductores, los responsables de seguridad de los aparcamientos subterráneos y la policía local, impulsora del servicio.

La propuesta es sencilla: el responsable de la seguridad del parking facilita la boquilla y el alcoholímetro al cliente que lo requiera. Si el resultado es positivo, el interesado no retira el vehículo; en caso contrario, se puede marchar. Todos los que se someten a la prueba reciben información escrita con recomendaciones para evitar la conducción de vehículos bajo los efectos de bebidas alcohólicas con el fin de mejorar la seguridad vial. La campaña, denominada Punto H, se ha publicitado con un tríptico en el que se explica cómo se maneja un alcoholímetro y en el que se aconseja dejar el coche en el aparcamiento y volver a casa en transporte público.

"Nadie se lo ha tomado a broma. El que daba positivo, se iba andando"
"Es una iniciativa inédita en Euskadi y España por la implicación de la policía local"

El test, por supuesto, es voluntario, pero el público ha sido receptivo, sobre todo en los parking más céntricos de los siete en los que se ha puesto en marcha. Así lo recordaba ayer el encargado de seguridad del estacionamiento de El Corte Inglés: "La media por turno ha sido de seis clientes. Por las noches, se notaba que había más cachondeo, cuadrillas de jóvenes que tomaban el pelo al conductor del coche, que además no daba positivo". En su experiencia durante estas semanas navideñas, sólo ha visto dos positivos. "Era gente de cierta edad, a media tarde, entre semana, después de la hora del café, por supuesto, dejaron sus vehículos en el parking". El responsable del parking de El Arca, en pleno centro de Vitoria, junto a las calles Dato y San Prudencio, repletas de bares de ambiente nocturno, destacaba la responsabilidad de los conductores. "Nadie se ha tomado a broma la prueba, todo aquel que ha dado positivo, ha dejado el coche y se ha ido andando", dice.

Con la buena acogida de la propuesta, el Ayuntamiento se está planteando extenderla al resto del año. "Hay que reconocer que se trata de una iniciativa inédita en Euskadi y en España por la implicación de la policía local en su seguimiento" [en Barcelona, han instalado máquinas en los parking, pero no son los alcoholímetros oficiales], informan fuentes municipales.

Eso sí, habrá que delimitar los aparcamientos donde se aplique la medida. Al parecer, en el del Artium no es necesaria. "Lo cierto es que no hemos gastado una boquilla, nuestros clientes son de días laborables, de mañana y tarde, y poco transgresores, por lo que se ve", comentaba la encargada del aparcamiento.

Alcoholímetro para uso de los clientes en el aparcamiento de El Corte Inglés, en Vitoria.
Alcoholímetro para uso de los clientes en el aparcamiento de El Corte Inglés, en Vitoria.L. RICO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS