Aprobado el decreto que exigirá saber catalán a los nuevos profesores universitarios

La Generalitat suaviza la norma para lograr el acuerdo con las universidades

Los nuevos profesores fijos universitarios y los eventuales que superen los dos años en el puesto y trabajen en las universidades catalanas deberán demostrar que saben catalán. Podrán acreditar que lo saben con un título de suficiencia -denominado nivel C- o mediante cursos en las universidades que certificarán el nivel sin necesidad de examinarse. Los actuales docentes fijos quedan exentos del requisito de acreditar que saben lengua catalana. El Gobierno catalán ha aprobado esta mañanaestas medidas a través de un decreto que coleaba desde hace meses. La norma se aprueba ahora en plena precampaña para las elecciones al Parlamento catalán del 28 de noviembre.

La norma afecta básicamente a los nuevos profesores permanentes, que deberán demostrar que saben catalán en el momento de optar a una plaza. Pero en estos casos también las universidades podrán eximir al docente del requisito del catalán en el proceso de selección y dar hasta dos años de plazo a los candidatos. Este punto ha sido crucial para que el decreto haya nacido con acuerdo de las universidades.

El decreto también contempla pedir un nivel de español a los profesores no españoles y el correspondiente certificado acreditativo a los profesores que den clases en lengua extrajeras -algo cada vez más frecuente en los masters.

La norma contiene varias excepciones. Por ejemplo, los profesores temporales -asociados y lectores- dispondrán de hasta dos años para acreditar el nivel catalán. Profesores visitantes y eméritos quedarán definitivamene exentos del requisito. Las universidades también podrán eximir del requisito lingüístico a otros docentes "en función de las específicas caracteristicas de las tareas académicas vinculadas sólo a la investigacion y a la docencia en terceras lenguas", dice el decreto.

El consejero de Universidades, el republicano Josep Huguet, ha sacado pecho al explicar el decreto. "Convergència i Unió no aprobó esta medida en 23 años y la aprueba ahora un Gobierno de centro o de centro izquierda", dijo Huguet. El consejero catalán aseguró que con esta flexibilidad se garantiza que no se perjudicará la captación de talento en las universidades catalanas, algo en lo que discrepan varios docentes.

Estímulo y respuesta

Aunque casi la mitad de las clases ya se imparten en catalán en los centros catalanes, el reforzamiento del catalán responde a lo que dice la Ley catalana de Universidades sobre que los derechos lingüisticos del alumno. Pero ahora la Generalitat también quiere que las universidades que vayan más lejos en la aplicación del decreto reciban más fondos. En el futuro habrá más dinero de la parte de financiación ligada a objetivos de las universidades (un 10% del total, a ctualmente) para los centros que apliquen la norma más a fondo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS