Un hombre mata a estacazos en Lugo a su esposa y a su suegra

La Guardia Civil investiga otra muerte en Córdoba por violencia machista

Retirada del cadáver de la suegra del presunto asesino de Cervo (Lugo).
Retirada del cadáver de la suegra del presunto asesino de Cervo (Lugo).Eliseo Trigo (EFE)

Fue casa por casa, dos viviendas anexas en el municipio de Cervo, en la costa de Lugo. Armado de una estaca, el hombre, de 52 años, propietario de una pequeña empresa de construcción, acabó a golpes con la vida de su esposa, de 44 años, y de su suegra, de 72. A continuación llamó a los servicios de emergencia para comunicar los hechos y se dio a la fuga con su coche. La Guardia Civil le localizó horas después a unos 60 kilómetros de distancia, en el puente que une Galicia con Asturias. El matrimonio llevaba unos 15 años casado y no tenía hijos.

El supuesto homicida, José Antonio Cuadrado Fernández, llamó a los servicios de emergencia de Cervo sobre la una de la tarde de ayer para anunciar que había matado a su esposa y a su suegra y que tenía intención de suicidarse. La Guardia Civil descubrió los cadáveres en las viviendas de cada una de las mujeres. La hija, una profesora de Religión en el colegio público del vecino municipio de O Valadouro, estaba en el piso en el que convivía el matrimonio, en un edificio donde también reside otro hermano de la víctima. Fue encontrada boca abajo en el suelo en medio de un gran charco de sangre. En el dormitorio de la vivienda de su madre, una casa unifamiliar situada a escasos metros, los agentes hallaron el otro cuerpo, tendido sobre la cama en el dormitorio.

La Guardia Civil puso en marcha a continuación un amplio despliegue por toda la costa de Lugo hasta llegar a Asturias. Los investigadores habían comprobado que su teléfono móvil continuaba encendido y que había llamado y enviado mensajes después de comunicar los crímenes a los servicios de emergencia. Cuando la Guardia Civil trataba de localizarlo siguiendo esa pista, sobre las seis y media de la tarde, un transeúnte que había tenido noticia de las alertas difundidas a través de los medios de comunicación vio el vehículo del supuesto homicida, un Honda Acor de color azul, en el Puente de los Santos, que une las localidades de Ribadeo, en Lugo, y Vegadeo, en Asturias. Cuadrado Fernández fue detenido sin que opusiese resistencia.

Según fuentes próximas a la investigación, el hombre confesó los crímenes. A su esposa le propinó numerosos estacazos por todo el cuerpo y, según su testimonio, la apuñaló también en el cuello. La madre presentaba estacazos mortales en la zona frontolateral. “Eran gente trabajadora, familias muy queridas y conocidas en el pueblo”, declaró el alcalde de Cervo, Alfonso Villares.

No constan denuncias previas por malos tratos en el matrimonio. La esposa del homicida confeso había estudiado Magisterio y ejerció de catequista en la parroquia de Cervo antes de lograr un contrato como profesora de Religión.

También ayer fueron hallados los cadáveres de un hombre de 37 años y una mujer de 46 en el interior de una vivienda en Pozoblanco (Córdoba). La Guardia Civil no descarta ninguna hipótesis pero fuentes de la investigación sospechan de que se trate de un caso de violencia machista. Ambos cuerpos presentaban signos de violencia y las mismas fuentes apuntan a que el hombre pudo suicidarse tras asesinar a la mujer. Los hechos ocurrieron en el número 17 de la calle Góngora.

Con todo, la Guardia Civil no emitirá una conclusión definitiva hasta conocer los resultados de las autopsias. Según fuentes del Servicio de Emergencias 112, fue un vecino el que llamó, alrededor de las 18.15 horas, para alertar de que se había podido producir una agresión en dicha vivienda. En lo que va de año solo había habido un caso de violencia de género confirmado, el de un hombre que mató y quemó a su pareja en Vilanova i la Geltrú el 5 de enero.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS